8 deliciosos platillos y alimentos para el Día de Muertos

Estos alimentos suelen estar presentes en las ofrendas de Día de Muertos. Te revelamos su origen y te contamos un poco acerca de ellos.

El Día de Muertos es una tradición hermosa que deleita nuestros sentidos. Papel picado de diversos colores, el anaranjado típico de la flor de cempasúchil, el aroma del incienso que sirve como una especie de brújula para que nuestros queridos muertos encuentren el camino de regreso a nuestras casas y a nuestros corazones. Y también los sabores. De todos esos alimentos que colocamos en las ofrendas y que nosotros mismos degustamos recordando los días y las noches en que ellos estuvieron con nosotros. Estos 10 platillos son típicos del Día de Muertos y no necesitas de pretexto alguno para disfrutarlos en esta temporada.

PAN DE MUERTO

Es uno de los platillos que no pueden faltar en esta temporada. Desde septiembre empieza a aparecer en las panaderías del país para seducirnos con su sabor y con su peculiar forma que representa el cráneo y los huesos de una persona. Se dice que su origen está en la era colonial. Cuando los españoles llegaron a la Nueva España los sacrificios humanos aún eran una costumbre. Cuando una doncella era sacrificada su corazón latiente era sustraído de su cuerpo para después ser sumergido en una olla llena de amaranto y mordido por un quien hacia el sacrifico para agradecer a los dioses. Rechazando la tradición, los españoles comenzaron a hacer pan en forma de corazón cubierto de azúcar pintada de rojo. Se dice que así surgió el pan de muerto que ha ido cambiando hasta llegar al que conocemos (¡y disfrutamos!) hoy en día.

CALABAZA EN TACHA

Esta delicia se prepara con calabaza de castilla que es de gran tamaño y cáscara dura. Grandes trozos de ella se cortan para ser cocidos en una olla junto con canela, guayaba, naranja y piloncillo. La calabaza queda impregnada de un sabor único que encanta a vivos y muertos. Se dice que su nombre se originó en los grandes ingenios azucareros durante la época colonial, pues se elaboraba en grandes calderas conocidas como “tachas”. Aquí hay una receta que te puede gustar.

TAMALES

Los tamales son un alimento milenario hecho a base de maíz que no solo nos acompañan para celebrar La Candelaria el 2 de febrero. Los tamales también están presentes en Día de Muertos por ser favoritos de todos aquellos que hemos tenido la fortuna de probarlos. En las ofrendas del país los encontrarás en todas sus variantes según la región: tamales colados de Yucatán, uchepos y corundas en Michoacán, zacahuil en Hidalgo. Dulces, salados, picosos o de sabores exóticos, los tamales son una parte fundamental del sabor de nuestra tradición.

ATOLE

¿Te imaginas viajar desde el Mictlán para volver a la que alguna vez fue tu casa? El camino debe de ser largo y para recuperarte del frío, del cansancio, del camino, nada como un atole calientito. Esta bebida hecha a base de maíz se preparaba desde la época prehispánica y es uno de los elementos que tradicionalmente encontramos en las ofrendas de Día de Muertos. Se puede preparar de diversos sabores y se condimenta con aromas como cacao, vainilla, canela y anís. Una verdadera delicia sobre todo cuando el frío se empieza a hacer presente en el otoño. Si no sabes cómo prepararlo aquí hay algunas recetas.

MOLE

Este guisado típico es el más presente en las ofrendas de Día de Muertos a los largo y ancho del país. Aunque la preparación puede variar de hogar en hogar, ocupa un lugar preferencial en los platillos ofrecidos a los muertos que regresan un par de días al lado de sus seres queridos. Esta deliciosa salsa se prepara con cacao, una variedad de chiles (chipotle, mulato, pasilla, ancho), pasas, perejil y almendras. Se sumerge una pieza de pollo, pavo o carne de res en ella y se le da un toque final de ajonjolí. Es un platillo de origen prehispánico y se dice que era ofrecido a Moctezuma Xocoyotzin servido con una salsa de chile llamada chilmole. Si quieres preparar esta delicia sigue esta receta.

MUCBIPOLLO

El mucbipollo es una especie de tamal que se come en estas fechas en el sureste mexicano. El término significa pollo enterrado en maya y hace referencia al modo en el que es preparado: se cuece bajo la tierra. Su origen es prehispánico, pero la tradición de prepararlo se extiende hasta nuestros días y juega un rol protagónico en el Hanal Pixán (la celebración del Día de Muertos en Yucatán). El relleno se prepara con agua, pollo, puerco, pimienta molida, epazote, ajo asado, tomate picado, sal y manteca. La masa lleva achiote, manteca, sal y frijol tierno.

En la tradición maya el mucbipollo se debe de preparar justo antes del Día de Muertos. Una verdadera delicia. Si quieres intentar prepararlo aquí tienes la receta.

ARROZ CON LECHE

Este delicioso postre suele estar presente en las ofrendas en honor a los niños difuntos. Imposible es no caer rendido ante el dulce sabor del arroz con leche con canela que se puede comer caliente o frío. Es un postre presente en muchos países latinoamericanos y también en España, país del que lo heredamos para incorporarlo a nuestra gastronomía, a nuestras tradiciones a nuestro Día de Muertos.

Aquí está la receta por si se te antoja prepararlo.

CHOCOLATE CALIENTE

Una de las bebidas favoritas de México se hace presente cada año en las ofrendas con las que consentimos a nuestros muertos. Ideal para calentar el alma en estos días en los que también se hace presente la melancolía y el frío del otoño. El cacao, con el que se hace el chocolate, es originario de Mesoamérica y sus primeros cultivadores fueron los olmecas y los mayas. Una leyenda prehispánica cuenta que el dios Quetzalcóatl bajó del cielo para transmitir la sabiduría a los hombres y le trajo un regalo: la planta del cacao. Por eso no debe sorprender la presencia de este ingrediente convertido en bebida para celebrar el Día de Muertos.

Aquí una receta para la dulce bebida.