All posts under Día de Muertos

La muerte y las distintas religiones

Religiones y creencias

¿Cómo afrontan las distintas religiones la muerte de una persona? ¿Cuáles son los ritos para despedirse de ella y que creen de la vida eterna? Aquí te lo platicamos.

La muerte es nuestro destino.

El común denominador sin importar quiénes seamos, ni en qué creamos. La idea que tenemos de lo que sucederá con nosotros cuando muramos determina la manera en que vivimos nuestro duelo, honramos y recordamos a los que ya se han ido. En algunas religiones los rituales terminan con el funeral, en otras siguen mucho tiempo después del deceso. Todas ofrecen consuelo, continuidad, la idea de que más allá del final de nuestros días hay mucho más…

Sin pretender llegara a absoluto, estos son los ritos y principales ideas en torno a la muerte de cinco religiones del mundo.

Hinduismo: seres de fuego

El fuego es crucial para los hinduistas. Es el elemento por medio del cual los humanos nos podemos comunicar con los dioses. Nuestro cuerpo, ese receptáculo que aloja al alma, está conformado por cinco elementos: tierra, agua, fuego, aire y vacío.

El que está presente en casi todos los ritos es el fuego. El que puede dar y destruir la vida.

Cuando una persona muere el rito final consiste en acercarla al fuego. La cremación es el último sacramento, el número 41, y debe de ser realizada tan pronto como sea posible por el primogénito de la persona fallecida (si él no está lo hará el familiar masculino más cercano en línea directa).

Aquí no hay cielo y no hay infierno. Las almas buenas encuentran la salvación, las demás reciben un nuevo cuerpo e inician una nueva vida para seguir aprendiendo.

¿Cómo se recuerda a los muertos?

Durante los primeros 13 días no hay rezos ni oraciones. Se cree que los primeros nueve días el alma no se ha dado cuenta de que se ha separado ya del cuerpo. Al décimo día el alma entiende que es momento de partir e intenta hacerlo durante los tres siguientes días, pero como el proceso puede ser complejo los vivos realizan diversos rituales para ayudarle. En el decimotercer día el alma ha comprendido su misión y está lista para la siguiente etapa del gran viaje. Los vivos celebran entonces con dulces o fruta.

Cada mes, durante el primer año, hay un ritual para recordar a la persona en el día en que se fue.

Islamismo: el día del juicio final

La creencia en el islam es que después de la muerte el cuerpo de una persona esperará en su sepulcro hasta el Día de la Resurrección. Este será precedido por el fin del mundo. Siguiendo las órdenes de Dios, un ángel tocará una trompeta y todos los vivos caerán inconscientes. La gente será resucitada en sus cuerpos originales y desnudos serán guiado por los ángeles para ser juzgados. Los actos de todas las personas serán puestos en una balanza. Los creyentes reconocerán sus pecados y serán perdonados; los incrédulos serán castigados. El Paraíso será para aquellos que hayan adorado a Dios y vivido de acuerdo con sus enseñanzas; el Infierno será la morada final de aquellos que lo han negado.

¿Cómo se recuerda a los muertos?

Cuando un musulmán muere su cuerpo es tratado con gran respeto. Antes de enterrarlo es lavado y preparado por sus familiares más cercanos. Los hombres preparan a los hombres; las mujeres a las mujeres. Tradicionalmente esto se hacía en casa, pero la tradición ha cambiado y ahora lo puede hacer la agencia que presta el servicio. Cuando el cuerpo está limpio es envuelto en un sudario blanco de tres piezas sin marcas, costuras ni nudos. Si la persona murió durante una peregrinación se le entierra con la ropa que llevaba puesta.

Se celebra un funeral en el que todos permanecen de pie, sin postrarse. Después del entierro solo se recuerda al difunto cuando se cumple un año de su muerte.

Budismo: sin cuerpo

En la doctrina budista se cree que después de la muerte cuerpo desaparece. Lo que prevalece es la mente que renacerá en un cuerpo nuevo. Hay varias formas de renacer. La más positiva es el “iluminado” en la que todos los rastros de dolor y heridas del pasado han sido borrados. El renacer iluminado implica una vida sin sufrimiento. El segundo tipo de renacimiento es el humano en donde la mente tiene la oportunidad de vivir de nuevo en otro cuerpo y aprender los suficiente para que se próximo nacimiento sea iluminado. Si renaces en una situación compleja y de dolor es porque la mente aún tiene lecciones que aprender. Según el budismo en algún momento todas las mentes tendrán un renacer iluminado, aunque eso puede tomar eones.

¿Cómo se recuerda a los muertos?

Como no se le da importancia al cuerpo, el ritual del entierro tiene poco peso (la mayoría de los prefieren la cremación). El énfasis está en pedir porque la mente de la persona tenga un renacimiento positivo. Para ello se celebra la powa, una ceremonia profunda en la que se le hacen ofrendas a los Budas. La gente lleva flores, velas, fotografías del difunto, pasteles y objetos que hayan sido especiales para el difunto. Las powas a veces se hacen cuando la persona está aún viva y cuando se celebran se pide también por otros difuntos.

Judaísmo: las vestiduras rasgadas

En el judaísmo hay una fuerte creencia en el alma de la gente. Cuando alguien muere su cuerpo debe de ser enterrado para ser devuelto a la Tierra (según el Génesis de donde provenimos) y a Dios. El alma sigue viva y existe la idea de que después de la muerte hay algo más para ella. La idea de continuidad del alma está ligada a las memorias que los que quedan vivos tienen de aquellos que ya fallecieron.

Una de las tradiciones judías es el rasgarse las vestiduras cuando fallece un ser querido. Este es un acto simbólico que representa la separación física de una persona y el daño que causa: aunque remendaras las vestiduras estas quedarán con una marca provocada por la separación. Una cicatriz. Un recordatorio.

¿Cómo se recuerda a los muertos?

Los siete días que le siguen a la muerte de una persona los judíos se abstienen de cualquier actividad que pueda resultar placentera. A este periodo se le conoce como shiva (el número siete en hebreo) y la demás gente se acerca a los deudos para acompañarlos en su dolor. Se cuentan historias y se comparten alimentos. Los 30 días que le siguen a la muerte de una persona se conocen como shloshim (el número 30 en hebreo) y sigue habiendo la idea de abstenerse de cualquier actividad que pueda producir placer. En este periodo la compañía de los otros sigue siendo muy importante, pues es un periodo en donde se espera que los demás sean empáticos con el dolor que uno siente.  

Cristianismo: la transición a otra vida

Para los cristianos la muerte es el periodo de transición a otro tipo de vida. Se cree que Jesucristo entregó su vida para que los hombres pudiéramos vivir para siempre. El cristianismo tiene su origen en el dolor que provocó la crucifixión y muerte de Jesús, pero también en su resurrección. Para los cristianos el periodo de duelo les permite a los deudos de una persona reconocer su pérdida y reconectar con otra dimensión de vida. Durante los funerales se reza por el descanso eterno del alma del difunto y por su resurrección. El cuerpo del difunto puede ser inhumado o cremado y habitualmente se le da sepultura en una tumba o un nicho o columbario. 

¿Cómo se recuerda a los muertos?

Durante los funerales se reza por el descanso eterno del alma del difunto y se habla mucho de la persona que se ha ido. Se habla también de lo que implica la pérdida y los deudos son acompañados por familiares y amigos. A los siete días del fallecimiento de la persona se celebra una misa para pedir por el difunto. Esto sucede también a los 30 días y con cada aniversario luctuoso.

 

Leer más »

8 deliciosos platillos y alimentos para el Día de Muertos

Pan de muerto

Estos alimentos suelen estar presentes en las ofrendas de Día de Muertos. Te revelamos su origen y te contamos un poco acerca de ellos.

El Día de Muertos es una tradición hermosa que deleita nuestros sentidos. Papel picado de diversos colores, el anaranjado típico de la flor de cempasúchil, el aroma del incienso que sirve como una especie de brújula para que nuestros queridos muertos encuentren el camino de regreso a nuestras casas y a nuestros corazones. Y también los sabores. De todos esos alimentos que colocamos en las ofrendas y que nosotros mismos degustamos recordando los días y las noches en que ellos estuvieron con nosotros. Estos 10 platillos son típicos del Día de Muertos y no necesitas de pretexto alguno para disfrutarlos en esta temporada.

PAN DE MUERTO

Es uno de los platillos que no pueden faltar en esta temporada. Desde septiembre empieza a aparecer en las panaderías del país para seducirnos con su sabor y con su peculiar forma que representa el cráneo y los huesos de una persona. Se dice que su origen está en la era colonial. Cuando los españoles llegaron a la Nueva España los sacrificios humanos aún eran una costumbre. Cuando una doncella era sacrificada su corazón latiente era sustraído de su cuerpo para después ser sumergido en una olla llena de amaranto y mordido por un quien hacia el sacrifico para agradecer a los dioses. Rechazando la tradición, los españoles comenzaron a hacer pan en forma de corazón cubierto de azúcar pintada de rojo. Se dice que así surgió el pan de muerto que ha ido cambiando hasta llegar al que conocemos (¡y disfrutamos!) hoy en día.

CALABAZA EN TACHA

Esta delicia se prepara con calabaza de castilla que es de gran tamaño y cáscara dura. Grandes trozos de ella se cortan para ser cocidos en una olla junto con canela, guayaba, naranja y piloncillo. La calabaza queda impregnada de un sabor único que encanta a vivos y muertos. Se dice que su nombre se originó en los grandes ingenios azucareros durante la época colonial, pues se elaboraba en grandes calderas conocidas como “tachas”. Aquí hay una receta que te puede gustar.

TAMALES

Los tamales son un alimento milenario hecho a base de maíz que no solo nos acompañan para celebrar La Candelaria el 2 de febrero. Los tamales también están presentes en Día de Muertos por ser favoritos de todos aquellos que hemos tenido la fortuna de probarlos. En las ofrendas del país los encontrarás en todas sus variantes según la región: tamales colados de Yucatán, uchepos y corundas en Michoacán, zacahuil en Hidalgo. Dulces, salados, picosos o de sabores exóticos, los tamales son una parte fundamental del sabor de nuestra tradición.

ATOLE

¿Te imaginas viajar desde el Mictlán para volver a la que alguna vez fue tu casa? El camino debe de ser largo y para recuperarte del frío, del cansancio, del camino, nada como un atole calientito. Esta bebida hecha a base de maíz se preparaba desde la época prehispánica y es uno de los elementos que tradicionalmente encontramos en las ofrendas de Día de Muertos. Se puede preparar de diversos sabores y se condimenta con aromas como cacao, vainilla, canela y anís. Una verdadera delicia sobre todo cuando el frío se empieza a hacer presente en el otoño. Si no sabes cómo prepararlo aquí hay algunas recetas.

MOLE

Este guisado típico es el más presente en las ofrendas de Día de Muertos a los largo y ancho del país. Aunque la preparación puede variar de hogar en hogar, ocupa un lugar preferencial en los platillos ofrecidos a los muertos que regresan un par de días al lado de sus seres queridos. Esta deliciosa salsa se prepara con cacao, una variedad de chiles (chipotle, mulato, pasilla, ancho), pasas, perejil y almendras. Se sumerge una pieza de pollo, pavo o carne de res en ella y se le da un toque final de ajonjolí. Es un platillo de origen prehispánico y se dice que era ofrecido a Moctezuma Xocoyotzin servido con una salsa de chile llamada chilmole. Si quieres preparar esta delicia sigue esta receta.

MUCBIPOLLO

El mucbipollo es una especie de tamal que se come en estas fechas en el sureste mexicano. El término significa pollo enterrado en maya y hace referencia al modo en el que es preparado: se cuece bajo la tierra. Su origen es prehispánico, pero la tradición de prepararlo se extiende hasta nuestros días y juega un rol protagónico en el Hanal Pixán (la celebración del Día de Muertos en Yucatán). El relleno se prepara con agua, pollo, puerco, pimienta molida, epazote, ajo asado, tomate picado, sal y manteca. La masa lleva achiote, manteca, sal y frijol tierno.

En la tradición maya el mucbipollo se debe de preparar justo antes del Día de Muertos. Una verdadera delicia. Si quieres intentar prepararlo aquí tienes la receta.

ARROZ CON LECHE

Este delicioso postre suele estar presente en las ofrendas en honor a los niños difuntos. Imposible es no caer rendido ante el dulce sabor del arroz con leche con canela que se puede comer caliente o frío. Es un postre presente en muchos países latinoamericanos y también en España, país del que lo heredamos para incorporarlo a nuestra gastronomía, a nuestras tradiciones a nuestro Día de Muertos.

Aquí está la receta por si se te antoja prepararlo.

CHOCOLATE CALIENTE

Una de las bebidas favoritas de México se hace presente cada año en las ofrendas con las que consentimos a nuestros muertos. Ideal para calentar el alma en estos días en los que también se hace presente la melancolía y el frío del otoño. El cacao, con el que se hace el chocolate, es originario de Mesoamérica y sus primeros cultivadores fueron los olmecas y los mayas. Una leyenda prehispánica cuenta que el dios Quetzalcóatl bajó del cielo para transmitir la sabiduría a los hombres y le trajo un regalo: la planta del cacao. Por eso no debe sorprender la presencia de este ingrediente convertido en bebida para celebrar el Día de Muertos.

Aquí una receta para la dulce bebida.

Leer más »

10 poemas sobre la vida y la muerte

Poesía y muerte

Las palabras duelen, las palabras sanan, las palabras pueden ayudarnos a explicar lo que sentimos ante una pérdida. Estos 10 poemas expresan de manera magistral todo lo que nos puede hacer sentir la muerte.

A veces, ante la muerte de un ser querido, las palabras y el arte se convierten en el único medio para expresar lo que realmente sentimos. El dolor nos vuelve pequeños, frágiles. A veces rotos. La ausencia nos invade. Y aunque tengamos a la fe como aliada, hay días largos y noches eternas, en las que esta pareciera no ser suficiente.

Entonces nos llenamos de duda, de enojo, de laberínticos huecos que nos llevan siempre al mismo lugar: al dolor de la pérdida.

Y cuando estamos ahí, las palabras pueden ayudarnos. A sanar. A curar. A sanar A volver a creer.

Durante siglos artistas y escritores han manifestado su sentir ante la muerte con poemas que duelen, pero que también nos ayudan a entender nuestra condición de seres vivos y finitos.

El tema central en esta selección de poemas es la muerte y la ineludible realidad de que forma parte de la vida.

La belleza y la muerte de Víctor Hugo

La belleza y la muerte son dos cosas profundas, 
con tal parte de sombra y de azul que diríanse 
dos hermanas terribles a la par que fecundas, 
con el mismo secreto, con idéntico enigma.

Oh, mujeres, oh voces, oh miradas, cabellos, 
trenzas rubias, brillad, yo me muero, tened 
luz, amor, sed las perlas que el mar mezcla a sus aguas, 
aves hechas de luz en los bosques sombríos.

Más cercanos, Judith, están nuestros destinos 
de lo que se supone al ver nuestros dos rostros; 
el abismo divino aparece en tus ojos,

y yo siento la sima estrellada en el alma; 
mas del cielo los dos sé que estamos muy cerca, 
tú porque eres hermosa, yo porque soy muy viejo.

 

Poesía y muerte

  1. ¿Quién muere? de Pablo Neruda

    Muere lentamente quien no viaja,
    quien no lee,
    quien no oye música,
    quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su vestimenta
o bien no conversa con quien no conoce.

Muere lentamente quien evita una pasión y su remolino de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones destrozados.
Muere lentamente quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos…

¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡No te impidas ser feliz!

Caverna de José Emilio Pacheco

Todo está muerto
En esta cueva ni siquiera vive la muerte.

Es verdad que los muertos tampoco duran
Ni siquiera la muerte permanece
Todo vuelve a ser polvoPero la cueva preservó su entierroAquí están alineados 
cada uno con su ofrenda
los huesos dueños de una historia secreta

Aquí sabemos a qué sabe la muerte
Aquí sabemos lo que sabe la muerte
La piedra le dio vida a esta muerte
La piedra se hizo lava de muerte

Todo está muerto
En esta cueva ni siquiera vive la muerte.

Poesía y muerte

Soneto de amor LXXI de William Shakespeare

Cuando haya muerto, llórame tan sólo
mientras escuches la campana triste,
anunciadora al mundo de mi fuga
del mundo vil hacia el gusano infame.

Y no evoques, si lees esta rima,
la mano que la escribe, pues te quiero
tanto que hasta tu olvido prefiriera
a saber que te amarga mi memoria.

Pero si acaso miras estos versos
cuando del barro nada me separe,
ni siquiera mi pobre nombre digas

y que tu amor conmigo se marchite,
para que el sabio en tu llorar no indague
y se burle de ti por el ausente.

¿Qué es morir? de Elias Nandino

—¿Qué es morir?
—Morir es 
Alzar el vuelo
Sin alas
Sin ojos
Y sin cuerpo.

Poesía y muerte

Más o menos la muerte de Mario Benedetti

La muerte es sólo un niño
de cara triste
un niño
sin motivo
sin miedo
sin fervor
un pobre niño viejo
que se parece
a Dios.

A veces
sin embargo
es tan sólo un silencio
sin pasado
sin molde
sin olor
un silencio en que ladran
los perros
esos perros
y uno se pregunta
quiénes son.

Pero es raro.
Por lo común la muerte
es solamente un niño
de cara triste…

Otras veces.

Otras veces
es una niebla espesa
que se mete en los ojos
que destruye la voz
y lo arrincona a uno definitivamente
bueno
definitivamente no
tan sólo hasta que uno
se siente
sin amor.

A veces.

Pero es raro.
Por lo común la muerte
es solamente un niño
de cara triste
un niño
que sale de la noche
sin motivo
sin miedo
sin fervor
un pobre niño viejo
que deja caer su mano
sobre mi corazón.

Epitafio de Juan Gelman

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.¡Digo que el hombre debe serlo!

Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.

Poesía y muerte

Últimas palabras de Sylvia Plath

No quiero una caja simple, quiero un sarcófago
Con rayas atigradas, y una cara en él,
redonda como la luna, para contemplar.
Quiero estar mirándolos cuando vengan
Juntando los tontos minerales, las raíces.
Ya los veo —las caras pálidas, distantes como estrellas.
Ahora no son nada, no son ni siquiera bebés.
Los imagino sin padres ni madres, como los primeros dioses.
Se van a preguntar si fui importante.
¡Debería azucarar y conservar mis días como frutas!
Mi espejo se está nublando—
Unas pocas respiraciones, y no reflejará nada más.
Las flores y las caras se blanquean como una sábana.

No confío en el espíritu. Se escapa como vapor
En sueños, a través de la boca o del ojo. No puedo detenerlo.
Un día no volverá. Las cosas no son así.
Permanecen, sus pequeños brillos especiales
Tibios de tanto manoseo. Casi ronronean.
Cuando las plantas de mis pies se enfríen,
El ojo azul de mi turquesa me confortará.
Dejen que me lleve mis ollas de cobre, dejen que mis potes de rouge
Florezcan sobre mí como flores nocturnas, con buen aroma.
Me envolverán con vendas, guardarán mi corazón
Bajo mis pies en un prolijo paquete.
Difícilmente me reconoceré. Va a estar oscuro,
Y el brillo de estas pequeñas cosas, más dulce que el rostro de Istar.

Nocturno a la alcoba, Xavier Villaurrutia

La muerte toma siempre la forma de la alcoba 
que nos contiene.Es cóncava y oscura y tibia y silenciosa,
se pliega en las cortinas en que anida la sombra,
es dura en el espejo y tensa y congelada,
profunda en las almohadas y, en las sábanas, blanca.Los dos sabemos que la muerte toma
la forma de la alcoba, y que en la alcoba
es el espacio frío que levanta
entre los dos en muro, un cristal, un silencio.

Entonces sólo yo sé que la muerte 
es el hueco que dejas en el lecho
cuando de pronto y sin razón alguna 
te incorporas o te pones de pie.

Y es el ruido de hojas calcinadas
que hacen tus pies desnudos al hundirse en la alfombra.

Y es el sudor que moja nuestros muslos 
que se abrazan y luchan y que, luego, se rinden. 

Y es la frase que dejas caer, interrumpida.
Y la pregunta mía que no oyes,
que no comprendes o que no respondes.

Y el silencio que cae y te sepulta
cuando velo tu sueño y lo interrogo.

Y solo, sólo, yo sé que la muerte
es tu palabra trunca, tus gemidos ajenos
y tus involuntarios movimientos oscuros
cuando en el sueño luchas con el ángel del sueño.

Y el silencio que cae y te sepulta
cuando velo tu sueño y lo interrogo.

La muerte es todo esto y más que nos circunda,
y nos une y separa alternativamente,
que nos deja confusos, atónitos, suspensos,
con una herida que no mana sangre.

Entonces, sólo entonces, los dos solos, sabemos
que no el amor sino la oscura muerte
nos precipita a vernos cara a los ojos,
y a unirnos y a estrecharnos, más que solos y 
náufragos,
todavía más, y cada vez más, todavía.

Muerte y poes

La muerte perderá su dominio, Dylan Thomas 

Y la muerte perderá su dominio.
Los muertos desnudos serán un solo muerto.
Con el hombre en el viento y la Luna de occidente; 
cuando se descarnen los huesos y desaparezcan los huesos.
Donde hubo codos y pies aparecerán estrellas.
Y aunque se sumerjan en profundas aguas tendrán que resurgir.
Y aunque los amantes se extravíen perdurará el amor.
Y la muerte perderá su dominio.Y la muerte perderá su dominio.
Bajo los remolinos del mar
aquellos que yazgan largamente no morirán en la tempestad
retorciéndose en el tormento, cuando cedan los tendones
atados a una rueda no podrán destrozarse;
entre sus manos la fe se romperá en dos
y el Unicornio del mal los atravesará.
Y hendidos por todas partes no se desmembrarán.
Y la muerte perderá su dominio.Y la muerte perderá su dominio.
Nunca más las gaviotas gritarán en sus oídos 
o se romperán las olas tumultuosamente en la ribera; 
allí donde se abrió una flor nunca más otra flor
ofrecerá su cabeza a los golpes de la lluvia. 
Y aún locas o muertas como clavos 
atravesarán las margaritas con sus cabezas de señoras; 
irrumpiendo sobre el Sol hasta que el Sol se desprenda. 
Y la muerte perderá su dominio.

Qué costumbre tan salvaje de Jaime Sabines

¡Qué costumbre tan salvaje esta de enterrar a los muertos!, ¡de matarlos, de aniquilarlos, de borrarlos de la tierra!
Es tratarlos alevosamente, es negarles la posibilidad de revivir.

Yo siempre estoy esperando a que los muertos se levanten, que rompan el ataúd y digan alegremente: ¿por qué lloras?

Por eso me sobrecoge el entierro. Aseguran las tapas de la caja, la introducen, le ponen lajas encima, y luego tierra, tras, tras, tras,
paletada tras paletada, terrones, polvo, piedras, apisonando, amacizando, ahí te quedas, de aquí ya no sales.

Me dan risa, luego, las coronas, las flores, el llanto, los besos derramados. Es una burla: ¿para qué lo enterraron?,
¿por qué no lo dejaron fuera hasta secarse, hasta que nos hablaran sus huesos de su muerte?
¿O por qué no quemarlo, o darlo a los animales, o tirarlo a un río?

Habría que tener una casa de reposo para los muertos, ventilada, limpia, con música y con agua corriente.
Lo menos dos o tres, cada día, se levantarían a vivir.

Leer más »

Pomuch, los muertos más bonitos de México

Pomuch, los muertos más bonitos de México

De todos los lugares de República Mexicana, Pomuch, es quizás, el celebra el Día de Muertos de la manera más peculiar. Aquí cada año la gente visita a sus difuntos, pero no solo para llevarles flores; en este pequeño pueblo de Campeche la tradición consiste en sacar los restos de los difuntos para limpiarlos y cuidarlos, para estar realmente cerca de ellos una vez más.

Pomuch es un pequeño poblado situado en el sureste mexicano. Durante el Día de Muertos, en su pequeño panteón, también hay ofrendas y flores, comida y fotografías, nostalgia y alegría porque, al menos por una noche, los vivos y los muertos compartirán de nuevo un momento. Desde la última semana de octubre, el cementerio del pequeño pueblo —situado a unos 75 kilómetros de la Ciudad de Campeche—, es visitado por los familiares de los difuntos que vuelven con una misión clara que obedece a una tradición milenaria: exhumar los restos de sus familiares para posteriormente limpiar y acomodar sus huesos.

La limpieza es una tarea laboriosa: se saca el esqueleto entero del osario junto con el mantel en el que fue envuelto el año anterior y posteriormente, se limpian con mucho cuidado y se acomoda con esmero.

El ritual de la limpieza de huesos se realiza con suficiente antelación para que los días 1 y 2 de noviembre todo esté en perfecto orden. Desde el 25 de octubre los vivos empiezan a llegar al panteón armados con brochas, escobas, pinceles y todo lo necesario para hacer la limpieza de los restos humanos y para preparar los osarios los huesos serán expuestos.

La limpieza es una tarea laboriosa: se saca el esqueleto entero del osario junto con el mantel en el que fue envuelto el año anterior y posteriormente, se limpian con mucho cuidado y se acomoda con esmero.

Los huesos se colocan uno sobre otro dentro de la caja, adornada con un nuevo mantel blanco bordado, empezando con los pies y terminando con el cráneo. La cabeza es la que quedará siempre hasta arriba, descansado sobre los demás huesos y visible durante los días que dura la celebración.

Los nichos que resguardan los osarios también son limpiados, pintados y restaurados de tal modo que el muerto se sienta cómodo y apreciado una vez que la fiesta haya terminado y los difuntos vuelvan a su lugar.

Los habitantes de Pomuch saben que hay una condición para poder exhumar a sus muertos: éstos tienen que haber pasado al menos tres años en un sepulcro tradicional, antes de poder ser limpiados y trasladados a un osario y su respectivo nicho.

Cementerio de Pomuch. Foto: México desconocido.

LA MAGIA DEL RITUAL

El ritual se realiza con mucha devoción y cariño hacia el muerto y su recuerdo. Al lado del osario adornado con un hermoso mantel bordado, se colocan veladoras y flores. En sus hogares, las familias montan altares y ofrendas, convencidas de que sus muertitos los visitarán. El día 1 de noviembre abundan los dulces y juguetes para los niños difuntos; el 2 de noviembre se coloca la comida que los adultos disfrutaban en vida, así como sus bebidas alcohólicas y cigarros favoritos. El principal platillo en la ofrendas para los adultos suele ser el pibipollo, una especie de tamal gigante que ha sido horneado envuelto en la tierra con un guiso de achiote y diversos condimentos típicos de la región.

En Pomuch no hay miedos ni tabús en torno a los muertos. Ellos siguen siendo parte de la vida del pueblo y en estos días todos los pomucheños se alegran porque compartirán de nuevo con sus seres queridos y podrán demostrarles cuánto los quieren cuidándolos, limpiándolos y venerándolos.

Esta tradición existe en Pomuch desde antes de la Conquista y claramente tiene su origen en las culturas prehispánicas y el culto que rendían a la muerte, entendiéndola como parte de su existencia, como un complemento indispensable de la vida, como una oportunidad para regresar a la tierra, al inframundo, al lugar en donde se encuentran los dioses que nos crearon.

De alguna manera como una oportunidad para volver a casa.

Una turista recorre el cementerio de Pomuch. Foto: México desconocido

Todas las fotos: Cortesía de México desconocido.

 

Leer más »

38 frases memorables en torno a la muerte

Frases de Día de Muertos

Las palabras no bastan para entender a la muerte, pero sí pueden maravillarnos con revelaciones en torno a ella. Aquí recopilamos frases célebres, refranes y epitafios que resultan simplemente memorables.

FRASES CÉLEBRES

Artistas, pensadores, músicos y escritores han hablado de la muerte a lo largo de los años. Esto es lo que algunos de ellos han dicho:

“La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos”.
Antonio Machado, poeta español

“No es que me asuste la muerte. Es tan sólo que no quiero estar allí cuando suceda”.
Woody Allen, director de cine estadounidense

“¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida, ¿cómo puede inquietarnos conocer la esencia de la muerte?”
Confucio, filósofo chino

“La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”.

Jorge Luis Borges, escritor argentino

“Lo único que nos separa de la muerte es el tiempo”.
Ernest Hemingway, escritor y periodista estadounidense

“A los muertos no les importa cómo son sus funerales. Las exequias suntuosas sirven para satisfacer la vanidad de los vivos”.
Eurípides, poeta griego

“Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida
bien usada causa una dulce muerte”.
Leonardo Da Vinci, inventor y artista italiano

“Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida”.
Mario Benedetti, escritor uruguayo

“La muerte no es más que un sueño y un olvido”.
Mahatma Gandhi, político indio

“Algo hay tan evidente como la muerte y es la vida”.
Charles Chaplin, actor y director norteamericano

“Nuestro culto a la muerte es culto a la vida, del mismo modo que el amor que es hambre de vida es anhelo de muerte.”
Octavio Paz, escritor mexicano

“La muerte no espera a ninguno”.
Don Bosco, religioso y escritor italiano

  “Una muerte bella honra toda la vida”.
Francesco Petrarca, poeta italiano

“El amor es una de las respuestas que el hombre ha inventado para mirar de frente a la muerte.”
Octavio Paz, escritor mexicano

“Heme aquí, ya al final, y todavía no sé qué cara le daré a la muerte.”
Rosario Castellanos, escritora mexicana

“Nació conmigo la muerte.”
José Emilio Pacheco, escritor mexicano

REFRANES

“No andaba muerto, andaba de parranda.”

La muerte está siempre presente en la sabiduría popular mexicana. Estos refranes, utilizados una y otra vez de manera cotidiana, lo demuestran y nos lo recuerdan.

“Antes muerta que sencilla.”

“Mujeres juntas solo difuntas.”

“No andaba muerto, andaba de parranda.”

“Al vivo todo le falta y al muerto todo le sobra.”

“Uno propone, dios dispone, llega la muerte y todo lo descompone.”

“El muerto al pozo, el vivo al gozo.”

“De muertos y tragones está llenos los panteones.”

“El que hierro mata, a hierro muere.”

“Matrimonio y mortaja, del cielo bajan.”

“En este mundo matraca de morir nadie se escapa.”

 

EPITAFIOS LEGENDARIOS

“Estos días se me están haciendo eternos.”

Anónimo

Epitafios, son aquellas inscripciones grabadas ­o destinadas a ser grabadas en una sepultura. Algunos de ellas son en verdad peculiares y únicos. Aquí algunas muestras inolvidables.

“Aquí yaces y haces bien; tu descansas, yo también.”
Anónimo

“Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien.”
Epitafio de Molière

“Perdonen que no me levante.”
Epitafio de Groucho Marx (lo pensó, pero no fue colocado)

“Aquí yace mi mujer, fría como siempre.”
Anónimo

“Hoy se me acabó el mañana.”
Anónimo

“No llores hombre… que no tardas en alcanzarme.”
Anónimo

“Estos días se me están haciendo eternos.”
Anónimo

FRASES DE NOVELAS EN TORNO A LA MUERTE

“Hay que morir antes de renacer…”

Aura, Carlos Fuentes

Pocos temas nutren tanto a la literatura como la muerte. Algunos de los más célebres escritores latinoamericanos han escrito frases en torno a ella. Aquí te dejamos algunas muestras:

“Dijo que la muerte sólo vence a quien no se asombra de ella; la vida también.”
Una familia lejana, Carlos Fuentes

“Puntuales o impuntuales, vivimos de acuerdo con los horarios de la vida, pero la muerte es el tiempo sin horas. Tendré más gloria que la de imaginar que mi muerte es singular, sólo para mí, butaca preferente en el gran teatro de la eternidad.
En esto creo, Carlos Fuentes

“La muerte es un espejo que refleja las vanas gesticulaciones de la vida. Toda esa abigarrada confusión de actos, omisiones, arrepentimientos y tentativas —obras y sobras— que es cada vida, encuentran en la muerte, ya que no sentido o explicación, fin.”
El Laberinto de la soledad, Octavio Paz

“La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; si puedes recordarme, siempre estaré contigo.
Eva Luna, Isabel Allende

“Hay que morir antes de renacer…” 
Aura, Carlos Fuentes

La muerte no se reparte como si fuera un bien. Nadie anda en busca de tristezas. 
Pedro Páramo, Juan Rulfo

Fotos: JCPCM para Jardines del Recuerdo
Leer más »

¡Haz tu propia ofrenda para este Día de Muertos!

¿Cómo hacer tu propia ofrenda?

Esta temporada del año es la ideal para honrar y recordar a nuestros muertos. Te recomendamos hacerlo montando tu propia ofrenda y siguiendo una de las tradiciones más bonitas de México. Aquí te decimos cómo hacerlo.

Se acerca la celebración del Día de Muertos y con ella el momento de volver a pensar en aquellos que ya no están con nosotros. Esos seres preciosos que habitan en nuestro recuerdo, en nuestro corazón y a quienes recibimos gustosos para que nos acompañen de nuevo en nuestros hogares los días 1 y 2 de noviembre.

Para honrarlos montamos ofrendas con las que les decimos lo mucho que los queremos. Que los extrañamos y que, aunque no estén con nosotros, siempre los tenemos presentes.

Si nunca has montado una ofrenda para honrar a tus muertos, aquí te decimos cómo hacerlo.

Un poco de historia

El origen de las ofrendas en honor a los muertos parece estar en los antiguos altares precolombinos que los pueblos que habitaban en México montaban en la época precolombina.

El origen de las ofrendas en honor a los muertos parece estar en los antiguos altares precolombinos que los pueblos que habitaban en México montaban en la época precolombina. Estos estaban dedicados a diversas deidades y a cada una de ellas le correspondía un mes en particular.

El noviembre del calendario gregoriano le pertenecía a Mictlantecuchtli, el señor de los muertos en la mitología mexica, zapoteca, y mixteca. Esta deidad es la que reina sobre el Mictlán, el país de los muertos, en donde habitan la mayoría de las personas que han fallecido y merecía un altar especial.

La visión católica de los españoles y la creencia de que hay una vida más allá de la muerte empató con la tradición prehispánica dando pie a una nueva tradición: el Día de Muertos con todo y sus altares, sus ofrendas y su innegable belleza.    

¿Cuándo hay que poner nuestra ofrenda?

La tradición indica que el altar se debe de montar desde el 30 de octubre y permanecer ahí hasta el 2 de noviembre. Se cree que las almas de los niños difuntos son las primeras en llegar, pues ellos corren más rápido que los adultos quienes hacen su aparición hasta el mediodía del primer día de noviembre.

¿Qué debe de llevar tu ofrenda?

Niveles: Nos todas las ofrendas de México son iguales. Las hay de dos, tres o siete niveles. Se dice que el primer nivel representa a la Tierra y el segundo al cielo. Si hay un tercer nivel, representa al purgatorio. En algunos lugares se hace una representación de los estadios que atraviesa el alma de un difunto antes de llegar al cielo. Para recrear los distintos niveles te recomendamos usar mesas, cajas y tablas. Asegúrate de que sean resistentes.

Los arcos: Son la puerta que da la bienvenida a nuestros muertos. Suelen cubrirse de flor de cempasúchil, sobre todo cuando la ofrenda se monta al exterior. Se elaboran con carrizos de bambú atados con un lazo.

Papel picado: Representa al aire, uno de los cuatro elementos presentes en la ofrenda.

Agua: Saciará la sed de los difuntos viajeros y además representa otro de los cuatro elementos de la naturaleza presentes en la ofrenda.

Flor de cempasúchil: Es uno de los principales elementos. Además de adornar la ofrenda, sus pétalos sirven para indicar el camino que deben de seguir nuestros muertos.

Calaveritas de azúcar: Alguna vez fueron de amaranto. Hoy son dulces y representan a nuestros queridos muertos.

Pan de muerto: Otro de los elementos indispensables, en estas fechas es el alimento favorito de los vivos y de los muertos.

Incienso o copal: Otra representación del aire como elemento. Su aroma guía a los difuntos de vuelta a nosotros.

Morado: En muchas ofrendas este es el color que predomina. Es la inequívoca señal de luto.

Foto del difunto: Se coloca en el nivel superior y representa a la persona o personas a la que está dedicada la ofrenda.

Veladoras: Por un lado, representan al fuego como elemento, pero más que eso son la luz que nos guía en este mundo.

Comida y bebida: Para consentir a los muertos que nos visitan se suelen colocar aquellos platillos y tragos que en vida más disfrutaban.

Dulces: Para consentir a los niños muertos, esos angelitos por siempre bellos.

Fruta: Sobre todo la caña de azúcar que también representa los huesos de los muertos.

Aunque estos son los elementos tradicionales de una ofrenda, tú puedes agregar los que desees. Recuerda que de lo que se trata es de honrar a los difuntos que estos días (¡y siempre!) nos honran con su dulce presencia

No te lo pierdas: ¡Festival de Día de Muertos 2018 en Jardines del Recuerdo! 

Leer más »

La joven, el Sol y la flor de cempasúchil

La flor de cempasuchil

Una antigua leyenda cuenta la historia de cómo se creó la flor de cempasúchil, uno de los elementos fundamentales del Día de Muertos. Aquí te la contamos de nuevo.

Acércate.

Dime Tonatihu, señor Sol, que no es verdad. Que los susurros que el viento arrastra desde el campo de batalla no son ciertos. Que él no se ha marchado, que sigue aquí, que no es un muerto.

Mírame, ser de luz, recuérdame. Recuérdanos a ambos, tomados de la mano, subiendo la montaña cada amanecer, para mirarte, para adorarte, para estar cerca de ti. Dime que recuerdas las palabras. Los juramentos. Las caricias. Los besos.

Por favor acércate y susúrrame que comprendes el dolor que el rumor provoca. Porque hoy dicen, señor Sol, que Huitzilin ha muerto. Que su cuerpo cayó herido, que yace sin vida, que la noche lo devora, con su olvido, con su manto de silencio, con sus sonidos de nada que lo cubren todo.

Dime señor Sol que los pasos que dimos para llegar a ti no fueron desapercibidos. Que nos miraste andar juntos por ese sendero retorcido, cargando flores para ti.

Dime señor Sol que los pasos que dimos para llegar a ti no fueron desapercibidos. Que nos miraste andar juntos por ese sendero retorcido, cargando flores para ti. Que nos iluminaste para que llenos de vida volviéramos siempre a ti, Huitzilin el guerrero y Xóchitl, su amada.

Con ese juramento de amor eterno que nos hicimos cuando éramos pequeños, cuando jugábamos, cuando corríamos, cuando aprendimos como era decir te amo para siempre, y hasta el final de los tiempos. Te amo más allá de la muerte.

Dime Tonatihu que eso no dicen no sucedió. Cuéntame que él no murió en la batalla, júrame que, en algún lado, él sigue vivo. Te lo pido mi dios Sol, hoy que vuelvo a ti. Mira estas flores que te traigo. Son tuyas y de nadie más. Vengo sola porque mi amado no está. No vuelve. No regresa. Se me pierde. Se me pierden sus recuerdos, su voz, su aliento.

Dime, señor Sol, que no ha muerto y si es cierto, si eso en verdad sucedió, si el murió en el campo de batalla, entonces te ruego que me transformes en flor para adornar el lugar en donde yace su cuerpo.

Si él no está no quiero ser nada más que la flor de su recuerdo. Llena mis pétalos de tu luz para que quien me mire sepa que si no estamos aquí es porque ya nos volvimos eternos.

Y si es posible, mi señor Sol, mi Dios, transforma a Huitzilin en un colibrí para que cada de vez en cuando vuelva a mí. Para que tú ser eterno de luz recuerdes los días perdidos, ésos cuando dos jóvenes enamorados y llenos de flores venían a ti.

FOTO: JCPCM para Jaridnes del Recuerdo.
Leer más »

10 películas que rinden tributo a los muertos

Películas que rinden tributo a los muertos

 

El cine es parte de la vida y resulta inevitable que no aborde la muerte. Estas 10 películas la toman como punto de partida, pero solo para demostrar que hay vida más allá del final de nuestros días

1. Coco (2017)

Situada en un pequeño pueblo de México, la cinta animada de Pixar rinde tributo a una de las tradiciones más arraigadas de nuestro país: el Día de Muertos.

Cierto: se trata de una producción norteamericana, pero eso solo demuestra el alcance que esta festividad tiene en el mundo entero por su colorido, su significado y el amor que en esos días los vivos expresan a los muertos. Coco sigue los pasos de Miguel (Anthony González), un pequeño de 12 años, obsesionado con la música y con la vida del cantante Ernesto de la Cruz (Benjamin Bratt), una suerte de Pedro Infante, admirado por su voz, carisma y talento.

Coco cautiva a quien la ve, del mismo modo en que cautivan nuestros muertos, bellos y eternos…

Tras desafiar las reglas familiares en torno a la música, Miguel emprende un increíble viaje que lo llevará al lugar en donde los muertos viven, existen, ríen y nos comparten su historia. Colorida, profunda y entretenida, Coco cautiva a quien la ve, del mismo modo en que cautivan nuestros muertos, bellos y eternos, por siempre en nuestros recuerdos.

¿En dónde la veo?

A partir del 26 de octubre Coco se exhibirá de nuevo en los cines de nuestro país. Estará en cartelera hasta el 1 de noviembre, pero si quisieras verla después la puedes encontrar en diversas palataformas de video bajo demanda (como Apple TV o el marketplace de Microsoft).

Credito foto: Disney/Pixar

 2. El libro de la vida (2014)

¿Qué hay entre los mexicanos y la muerte? ¿La respuesta? Fascinación.

¿Qué hay entre los mexicanos y la muerte? Grita uno de los visitantes a un museo en esta cinta, también animada, producida por Guillermo del Toro en 2014.

¿La respuesta? Fascinación.

Sólo así puede uno explicar que el conflicto de dos amigos de la infancia (Manolo, el torero y Joaquín, el músico) por conquistar el corazón de María, la hermosa e independiente hija de un general en el barrio de San Ángel, desate una aventura alegre y cautivadora que llevara a los personajes a la tierra de los recordados y a la tierra de los olvidados.

La animación es perfecta, como también lo es una banda sonora en la que se mezclan de manera orgánica Placido Domingo, Kinky y el mismo Diego Luna, dándole voz a Manolo e interpretando Creep de Radiohead. Si ya la viste, te aseguramos que la disfrutarás de nuevo; si no la has visto… ¿qué esperas?

¿En dónde la veo?

Para rentar El libro de la vida en YouTube, da clic aquí.

 3. Macario (1960)

Macario fue la primera producción mexicana en ser nominada a un Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera. Hoy es considerada como una de las cintas indispensables de la filmografía nacional.

Ignacio López Tarso da vida a un humilde campesino que solo desea poder cenar bien en la noche del Día de Muertos. Luego de que su mujer se roba un pavo para preparárselo a su marido, el Diablo, Dios y la Muerte se le aparecen al hombre pidiéndole que lo comparta con ellos. Tras acceder compartir con la muerte, ésta le regala un brebaje capaz de curar cualquier enfermedad y dar vida eterna a aquellos que lo prueben.

Macario terminará por ser acusado por la Inquisición y habiendo aprendido una lección: que no podemos hacer nada para evitar lo que destino que nos depara. Profunda, filosófica e indispensable, Macario es una verdadera reflexión en torno al eterno juego entre la vida y la muerte.

¿En dónde la veo?

Para ver la película completa, da clic aquí.

Ver Trailer

4. Hasta los huesos (2002)

Este cortometraje animado de René Castillo y producido por el IMCINE, cuenta lo que le sucede a un hombre luego de morir y llegar a la tierra de los muertos. Temeroso y confundido, comienza a interactuar con un grupo de calaveras que presencian el acto de una calaca artista interpretando “La Llorona” (en voz de Eugenia León).

Luego de brindar y bailar con la cantante, el hombre comprende que los muertos también pueden ser felices al tiempo que sus familiares asumen la pérdida en el panteón. Breve, pero emotivo y con un estilo de animación cuadro por cuadro que vale la pena ver.

¿En dónde la veo?

Aquí puedes ver este corto completo:

5. La leyenda de la Nahuala (2007)

Leo San Juan es un pequeño de 10 años que vive en la ciudad de Puebla de los Ángeles con su abuela y su hermano Nando, en la Nueva España de 1807. Nando lo asusta con historias de la Nahuala, la mujer que supuestamente habita en una vieja casa abandonada. La leyenda dice que ella se apoderó del espíritu de dos niños hace años y si consigue al tercero, tendrá poder suficiente para ser ama y señora de la ciudad.

Cuando Nando desaparece en el Día de Muertos, Leo emprende una aventura para rescatarlo con ayuda de su abuela y un fraile llamado Godofredo. En su andar se toparán con calaveritas, alebrijes y hasta un peculiar fantasma español. Se trata de una cinta animada ideal para ver con niños, pues recupera a algunos de los personajes más representativos de estas fechas.

¿En dónde la veo?

Para ver la película completa, da clic aquí.

6. Bajo el volcán (1984)

El estado mental de Firmin contrasta con el México descrito en la cinta, en donde la vida y la muerte conviven día a día…

Basada en la novela homónima de Malcolm Lowry, Bajo el volcán se centra en la vida de, Geoffrey Firmin, un diplomático inglés en Cuernavaca, Morelos, durante el Día de Muertos de 1938, cuando el mundo estaba a punto de sumirse en la Segunda Guerra Mundial.

Alcohólico, solitario y deprimido, el hombre intenta hacer sentido de su existencia a la sombra del Popocatépetl y su esposa, quien busca reencontrarse con él. El estado mental de Firmin contrasta con el México descrito en la cinta, en donde la vida y la muerte conviven día a día y en donde el hombre posiblemente encuentre su última morada…

¿En dónde la veo?

Bajo el volcán no está disponible en ninguna plataforma de video bajo demanda. Puedes conseguir el libro aquí.

Ver Trailer

7. Día de los muertos (2013)

Entre calaveras y encantos, la niña recibe un abrazo que te conmoverá.

Al momento de visitar la tumba de su madre, una pequeña es transportada al lugar en donde están todos los muertos. Lejos de sentir miedo, ella se maravilla con el colorido, los sonidos y los festejos perpetuos que ellos celebran: comida, bailes, disfraces, piñatas y maquillaje. Ahí, entre calaveras y encantos, la niña recibe un abrazo que te conmoverá.

Este cortometraje fue realizado por estudiantes de diseño del Colegio de Arte y Diseño Ringling en Florida.

¿En dónde la veo?

Puedes ver el corto completo aquí:

 

8. Día de los difuntos (1988)

En 1980 el director español, Luis Alcoriza, quien en su momento trabajo con el gran Luis Buñuel, retrató todo el folclor y complejidad del Día de los Muertos en esta cinta que narra las peripecias del Licenciado Talamantes el día que acude al panteón para colocar una cruz en la tumba de un amigo.

Ahí se encuentra con otros deudos visitando a sus muertos, con quienes conversa, bromea, coquetea y pelea. Sí, aquí hay tintes de comedia, pero también una crítica social al México de finales de los años 80 y una certera visión en torno a los que sucede en nuestros panteones los días 1 y 2 de noviembre.

Aquí hay tintes de comedia, pero también una crítica social al México de finales de los años 80 y una certera visión en torno a los que sucede en nuestros panteones los días 1 y 2 de noviembre.

¿En dónde la veo?

Puedes ver El día de los difuntos completo aquí.

9. Calacán (1985)

Combinando marionetas, actores reales, títeres, música y baile, esta cinta infantil se centra en Ernesto, el pequeño que, tras descubrir que algunos vendedores introducirán a los panteones calabazas de plástico y pondrán en riesgo nuestras tradiciones, emprende una cruzada para evitarlo.

Apoyada por la ya legendaria Compañía Teatral La Trouppe, Calacán es una cinta diferente que recalca la importancia de mantener vivas nuestras tradiciones y no dejar que se pierdan bajo la influencia de festividades extranjeras, como el Halloween.

¿En dónde la veo?

Puedes ver Calacán completa aquí.

Ver Trailer

10. Mictlán o la casa de los que ya no son (1969)

Mictlán es el lugar al que llegan aquellos que no mueren en guerra o sacrificios, el noveno piso del inframundo, en el que las culturas precolombinas mexicanas creían. Esta cinta, ópera prima de Raúl Kamffer, sigue los pasos de un joven militar de origen europeo que decide adentrarse en las costumbres prehispánicas al ver cómo sus familiares las rechazan.

Tras consumir peyote el joven tendrá una experiencia de muerte que lo llevará al lugar en donde están los muertos para después renacer. Un profundo análisis en torno al choque entre culturas que sigue sucediendo hoy en día nuestro país.

¿En dónde la veo?

Mictlán o la casa de los que ya no son no está disponible actualmente en ninguna plataforma de video bajo demanda.

No te lo pierdas: ¡Festival de Día de Muertos 2018 en Jardines del Recuerdo! 

Leer más »

Festival de Día de Muertos 2018 en Jardines del Recuerdo

Día de Muertos en Jardines del Recuerdo

La celebración del Día de Muertos se ha vuelto ya una tradición en Jardines del Recuerdo y para este viernes 2 de noviembre hemos preparado un evento especial. Aquí los detalles. 

Son días de melancolía, pero también de sabernos cerca de aquellos a quienes amamos y ya no están con nosotros. Nuestros difuntos, a quienes en estos días recordamos de manera especial.

Este 2018 en Jardines del Recuerdo hemos preparado una celebración especial para el día 2 de noviembre. Aquí te presentamos nuestro programa de eventos este día:

Misas comunitarias y rezo del Rosario

Se han convertido ya en una tradición y se celebran con una adecuada ambientación musical.

Este año los rezos serán en los siguientes horarios:

2 de noviembre 10:00 Rezo del Rosario. Plaza del edificio del Caracol.
  12:00 Misa. Capilla Abierta Monumento a Cristo Rey.
  14:00 Misa. Capilla Ecuménica edifico del Caracol.

Actividades lúdicas 2 de noviembre

Visita la Ofrenda Monumental del Día de Muertos. En el edificio del “Caracol” a partir del día 28 de octubre.

En plazuela del edificio del “Caracol” Jardines del Recuerdo:

Visita la Ofrenda Monumental del Día de Muertos. En el edificio del “Caracol” a partir del día 28 de octubre. ¡No olvides mandarnos o traernos la fotografía de tu ser amado, para honrarlo en nuestra Magna Ofrenda! Envíos de fotografías a: foto@jdr.mx

2 de noviembre 11:00 Tanatología verde. Homenaje a víctimas.
  15:00 Presentación de Ele Cruz.
  16:00 Ballet Folclórico Macehuani. 
  17:00 Compañía Teatral Alarte Escénico presentando la obra: “Camila y la Muerte”.

Servicios en el edificio de la Santa Cruz

– Localización de personas extraviadas
– Área de quejas y sugerencias
– Ubicación de personas inhumadas
– Plano de los jardines del cementerio
– Información del Obituario del día
– Información y ventas de bienes y servicios
– Trámites administrativos
– Cafetería
– Teléfonos públicos
– Sanitarios

Ubicación de otros servicios

– Floristería: entrada, estacionamiento y edificio Santa Cruz
– Servicios Médicos ubicados en bahía de estacionamiento sobre lateral de Av. Reyes Heroles.

FOTOS: JCPCM

Entrada y salida de vehículos

Para el día 2 de noviembre se estableció un operativo especial coordinado por la Policía Estatal, Policía y Tránsito Municipal; con la participación del Departamento de Panteones, Protección Civil y Bomberos, Vía Pública, entre otras dependencias del gobierno municipal.

Deberás transitar por Av. Ceylán hasta Tablahonda, circular por Encino, en Álamo dar vuelta a la derecha hasta topar con pared, en Av. Diligencias dar vuelta a la izquierda hasta Carretera Santa Cecilia Tenayuca (Av. San Rafael), ahí dar vuelta a la izquierda y por último seguir hasta la lateral de Reyes Heroles dar vuelta a la derecha que le dará entrada al cementerio.

El día 2 de noviembre por tu seguridad y sin excepción de persona alguna, sólo se permitirá la entrada de automóviles al estacionamiento principal y limitado a la capacidad del mismo.

Agradecemos tu comprensión.

Leer más »

6 viajes inolvidables por México para el Día de Muertos

Viajes para Día de Muertos

El puente de Día de Muertos se acerca y ofrece una oportunidad extraordinaria para viajar por México. Te damos 6 recomendaciones de viaje que resultarán inolvidables y que, además, te permitirán vivir de cerca una de las tradiciones más bonitas de nuestro país.

1. PÁTZCUARO, MICHOACÁN

No hay duda de que este Pueblo Mágico michoacano es uno de los lugares con mayor encanto de México.

Situado a orillas de un lago con el mismo nombre, es un lugar con atmósfera tranquila y cargado de historia. En 1540 Don Vasco de Quiróga, el primer obispo de Michoacán, trasladó de Tzintzuntzan a Pátzcuaro la capital del estado, brindándole al pueblo un estatus importante que ayuda a explicar la arquitectura colonial que podrás observar en sus casas y edificios. ¡Ojo con las iglesias de estilo barroco y neoclásico y el buen estado en el que se encuentran conservadas!

No hay duda de que este Pueblo Mágico michoacano es uno de los lugares con mayor encanto de México.

LO QUE TIENES QUE VER:

Los lugares obligados para aquellos que visitan Pátzcuaro por primera vez son: el antiguo Colegio de San Nicolás, el antiguo Convento de Santa Catarina, la Casa de los 11 Patios, la Basílica de Nuestra Señora de la Salud y el Palacio de Huitziméngari.

Por ningún motivo debes dejar de ir a la Isla de Janitzio con su impresionante estatua de José María Morelos y Pavón con sus ¡40 metros de altura!

¿QUÉ HAGO EN DÍA DE MUERTOS?

Las noches del 1 y 2 de noviembre los pescadores del lugar salen a navegar con sus lanchas y redes de mariposa, iluminadas con veladoras. Se trata de la tradicional velación de la Noche de Muertos. El espectáculo a orillas del lago es hermoso y posiblemente distinto a cualquier cosa que hayas visto antes. ¡Vale la pena vivirlo!

2. XILITLA, SAN LUIS POTOSÍ

En este pequeño pueblo situado a siete horas en coche de la Ciudad de México, encontrarás un lugar surreal: el jardín escultórico de Edward James, también conocido como “Las Pozas”. Construido entre 1960 y 1970, fue el hogar de un poeta británico que construyó en él estructuras de ornato que remiten a un universo fantástico que ha sido relacionado con Leonora Carrington y Salvador Dalí. Abandonado por años, el lugar ha sido restaurado y el fondo que lo administra (Fondo Xilitla) pretende ponerlo en el mapa del arte a nivel mundial. Sin duda es el imán principal de Xilitla, pero no es lo único que ver en este pueblo con aroma a café.

LO QUE TIENES QUE VER:

Si tienes tiempo visita el Sótano de las Golondrinas, uno de los abismos naturales más espectaculares de México, con más de 500 metros de profundidad.

Además de “Las Pozas”, resulta obligada la visita al Ex Convento de San Agustín, uno de los edificios más antiguos del virreinato. Construido por los agustinos en el año de 1553, el edificio se ubica en el centro de Xilitla y a través de los años ha servido también como escuela y se dice que incluso como cantina.

A una hora de Xilitla se encuentra Aquismón, pueblo rodeado por ríos, montañas y cascadas que ofrece unos de los paisajes más hermosos de la Huasteca Potosina.

¿QUÉ HAGO EN DÍA DE MUERTOS?

Si decides ir a Xilitla en estas fechas no te pierdas el Xantolo, fiesta que comienza con una velación con imágenes, rezos e incienso que se quema en el altar. Durante toda la noche los deudos tocan y bailan la Danza de la Malinche. Hay procesiones con catrinas que avanzan por las calles del pueblo, hasta llegar al panteón iluminado por veladoras y amenizado con música en vivo.

3. SAN MIGUEL DE ALLENDE, GUANAJUATO

Considerada por la revista Travel & Leisure como la mejor ciudad del mundo, San Miguel de Allende promete robarte el aliento cada vez que la visites de nuevo.

San Miguel de Allende era mágico antes de ser nombrado Pueblo Mágico y siempre resulta un gran destino que visitar. Situado en el estado de Guanajuato (a poco más de tres horas de la Ciudad de México) el poblado ofrece calles empedradas, casa de antiguos tejados e iglesias impresionantemente bellas. Todo combinado con pequeñas galerías de arte y tiendas que te encantarán.

LO QUE TIENES QUE VER:

La imagen de la Parroquia de San Miguel Arcángel, construida a finales del siglo XVII, parece salida de un cuento y lo mismo sucede con las pequeñas calles llenas de vida y color en las que tu mirada se perderá curiosa y llena de sorpresa. En el mercado de artesanías y en el andador Lucas Balderas encontrarás artesanía de lámina y latón natural típicas de esta zona.

También vale la pena visitar el ex Palacio Municipal, la Casa Allende y el Templo de San Francisco con su imponente fachada de estilo churrigueresco.

¿QUÉ HAGO EN DÍA DE MUERTOS?

Durante cuatro días (29 de octubre al 2 de noviembre) San Miguel de Allende recibe al Festival La Calaca en donde se entremezclan las tradiciones milenarias de la festividad, con expresiones artísticas en torno a la vida y la muerte. Disfrutarás de música, teatro, danza y un desfile de catrinas y catrines por las calles de la ciudad.

El encantador pueblo de San Miguel de Allende. Foto: cortesía de México desconocido.

4. CIUDAD DE OAXACA, OAXACA

Hoy Oaxaca no es solo historia, sino que también una ciudad cosmopolita en la que abundan los restaurantes, las mezcalerías y pequeñas boutiques…

Hoy Oaxaca no es solo historia, sino que también una ciudad cosmopolita en la que abundan los restaurantes, las mezcalerías y pequeñas boutiques en las que encontrarás alebrijes y múltiples artesanías en barro negro.

Con una mezcla de colores única, en donde el pasado y el presente parecen converger, la ciudad de Oaxaca encanta por siempre a quien la visita. Llena de historia, de construcciones coloniales entre las que destacan las iglesias y capillas de cantera verde, esta urbe te brindará opciones suficientes para pasar en ella varios días.

LO QUE TIENES QUE VER:

Si vas a Oaxaca no dejes de visitar el Museo de Arte Contemporáneo (MACO) con su muestra permanente de artistas oriundos del lugar; el Ex Convento de Santo Domingo, situado en la que es, quizás, la construcción virreinal más grande de México; una visita al Centro Histórico de la ciudad y la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, con su característica fachada de cantera verde. En los alrededores de la ciudad encontrarás también atracciones de gran valor como el balneario natural de Hierve el Agua, las zonas arqueológicas de Mitla y Montealbán y, por supuesto, el árbol del Tule, con sus más de 2,000 años de antigüedad.

¿QUÉ HAGO EN DÍA DE MUERTOS?

Quédate en el centro de la ciudad y aprecia los increíbles tapetes de arena coloreada con pigmentos que los artistas lugareños hacen en la Alameda del León. Son verdaderas obras de arte que adornarán la ciudad cada 1 y 2 de noviembre.

La catedral de Oaxaca. De Juan Porter – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21334897

5. CIUDAD DE PUEBLA

Aquí se respira historia, pues fue en este mismo lugar en donde el general Ignacio Zaragoza venció al ejército francés que intentaba avanzar hacia la capital del país para invadirla el 5 de mayo de 1862.

Situada a tan sólo un par de horas de la Ciudad de México, Puebla es una opción perfecta para salir de viaje. Combina todo el encanto de una ciudad colonial, con la modernidad y vanguardismo de una urbe que en los últimos años se ha desarrollado como pocas lo han hecho en el país.

LO QUE TIENES QUE VER:

Los fuertes de Loreto y Guadalupe son una parada obligada. Fue aquí en donde tuvo lugar la Batalla de Puebla y el sitio ha sido transformado en un parque con todo y su propio teleférico para transportarse velozmente por el lugar. Aquí mismo se encuentra en Museo Regional de Puebla con su colección de objetos que van desde el México prehispánico hasta el Revolucionario.

En el centro de la ciudad encontrarás hermosos edificios que aún transpiran el ambiente del México de la Colonia. Se dice que la catedral es uno de los edificios religiosos más bonitos de México, ¡visítala y compruébalo! Muy cerca de ahí, en la calle 5 de mayo, encontrarás la Capilla del Rosario, un verdadero tesoro del barroco mexicano que te dejará boquiabierto con su decoración interior a base de ónix, yesería dorada y azulejos forrados de oro de 22 quilates.

El Museo Amparo contiene muestras permanentes de arte prehispánico y arte virreinal que vale la pena ver; es considerado uno de los centros culturales y de exhibición más importantes de México.

¿QUÉ HAGO EN DÍA DE MUERTOS?

A tan solo 40 kilómetros de Puebla se encuentra Atlixco, peculiar pueblo en las faldas del volcán en el que cada año se realiza un vistoso Desfile de Calaveras el día 2 de noviembre. Otra opción es visitar Tochimilco, otro poblado cercano en el que las fachadas de las casas son adornadas con flor de cempasúchil y los altares con papel picado blanco.

En la calle 5 de mayo, encontrarás la Capilla del Rosario, un verdadero tesoro del barroco mexicano.

 

6. TAXCO DE ALARCÓN, GUERRERO

En la Plaza Borda en el centro del pueblo, te encontrarás con varios edificios antiguos entre los que destaca la Parroquia de Santa Prisca, edificada en el siglo XVIII.

Llegar a este Pueblo Mágico de Morelos saliendo de la Ciudad de México no representa un gran esfuerzo. El trayecto -ya en la caseta de Cuernavaca- no supera al par de horas. Al llegar te encontrarás con un poblado de paisaje escarpado, casitas de blanca fachada y calles empedradas que podrás recorrer a pie. Si subes hacia lo alto utilizando el teleférico que lleva hacia el Cristo del Cerro Atachi, podrás apreciar de una vista sin igual y ver Taxco desde todo lo alto.

LO QUE TIENES QUE VER:

Puedes visitar también la Casa Humboldt, lugar en vivió el explorador alemán, Alexander von Humboldt, cuando estuvo en México. Vale la pena también visitar alguno de los talleres de orfebrería en los que descubrirás por qué a Taxco se le conoce como la Ciudad de la Plata.

¿QUÉ HAGO EN DÍA DE MUERTOS?

En uno de los callejones al lado de la Parroquia de Santa Prisca se organiza un concurso de ofrendas que podrás apreciar el 1 y 2 de noviembre. Además hay una representación teatral de la Leyenda de las Estacadas en la calle del mismo nombre.

El hermoso pueblo de Taxco de noche. Foto: cortesía México desconocido.
Agradecemos a México desconocido las fotografías para ilustrar este artículo.

No te lo pierdas: ¡Festival de Día de Muertos 2018 en Jardines del Recuerdo! 

Leer más »