All posts under Día de Muertos

¿Por qué la flor de cempasúchil se volvió el símbolo del Día de Muertos?

¿Por qué la flor de cempasúchil se volvió el símbolo del Día de Muertos?

La flor de cempasúchil se popularizó principalmente por ser la protagonista del Día de Muertos, tanto que no se podría concebir esta festividad sin su presencia. Pero, ¿te has preguntado de dónde viene su relación con la muerte?

También conocido como “la flor de 20 pétalos”, el cempasúchil es nativo de México y Centroamérica, según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO). Lo más curioso es que florece de septiembre a diciembre, justo a tiempo para adornar los altares dedicados a los difuntos.

La tradición de incluirla en la ofrendas de Día de Muertos como principal ornamento viene de los mexicas. Durante la época prehispánica la eligieron para cubrir con sus pétalos los altares dedicados a los difuntos, ya que creían que esta guardaba el calor del sol. Esto debido a que en su cultura el cempasúchil era visto como una representación de los rayos del sol.

Posteriormente, los aztecas se apropiaron de la tradición y con el tiempo la popularizaron; y así fue que se convirtió en la flor de muertos por excelencia.

Esta flor se utiliza desde hace cientos de años para formar caminos de pétalos, los cuales sirven para guiar a los muertos de regreso al mundo de los vivos con su aroma y color.

Asimismo, esta flor se utiliza desde hace cientos de años para formar caminos de pétalos, los cuales sirven para guiar a los muertos de regreso al mundo de los vivos con su aroma y color. También se cree que pintan el camino a los difuntos para reconocer a sus seres queridos vivos y para llevarlos a las ofrendas dedicadas a ellos.

Aunque guiar y adornar no es la única función que tenía en los rituales de la muerte, de acuerdo con la mitología mexica, las mujeres decoraban su cabello con guirnaldas de flor de cempasúchil. Estas eran utilizadas durante la ceremonia para honrar a Cihuacóatl, la recolectora de almas, mitad mujer y mitad serpiente. Ella se encargaba de proteger a la raza y de llorar la muerte de los dioses mexicas.

No podemos hablar sobre la flor de cempasúchil sin mencionar la leyenda que explica su relación con la muerte. La historia trata sobre el gran amor que Xóchitl y Huitzilin se tenían desde pequeños. Todas las tardes subían a lo más alto de la montaña con la única intención de llevarle flores a Tonatiuh, el padre del sol, a quien habían prometido amarse más allá del tiempo, más allá de la distancia y más allá de la muerte.

Sin embargo un día llegó la guerra y los amantes se tuvieron que separar. Después de un tiempo le dieron la noticia a Xóchitl de que Huitzilin había muerto en la guerra, lo cual le causó un terrible dolor. Desesperada  la joven pidió a Tonatiuh que no la separara de su gran amor; y el padre del sol con un rayo la convirtió en una bella flor. Una flor de un color tan intenso como el del sol.

Más tarde se apareció Huitzilin, quien había rencarnado en un colibrí y se posó en el centro de aquella bella flor. En ese instante la flor se abrió en 20 pétalos, los cuales desprendían un aroma muy intenso y misterioso, surgiendo así la flor de cempasúchil.

Gracias al trabajo de los agricultores mexicanos es que podemos darle color a una de las festividades mexicanas más importantes. El estado que produce la mayor cantidad de cempasúchil es Puebla, sin embargo, estados como: Hidalgo, Guerrero, Michoacán, Tlaxcala, San Luis Potosí, Morelos, Oaxaca, Durango y Ciudad de México también contribuyen con la producción.

En México cada año se cosechan más de dos mil 500 hectáreas de la flor de 20 pétalos, principalmente para abastecer las celebraciones que se llevan a cabo el 1 y 2 de noviembre.

A pesar de que el cempasúchil es uno de los íconos del Día de Muertos, no solo se utiliza para adornar. Diferentes investigaciones han confirmado sus propiedades medicinales. Se recomienda consumirla como té para aprovechar sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. También sirve para calmar cólicos estomacales, infecciones respiratorias y problemas dermatológicos.

Por su historia, por su hermoso color y mucho más esta flor se ha convertido en un símbolo dentro de la cultura mexicana. Lo mejor es que desde principios de octubre podemos conseguirlas en cualquier mercado local.

 

Leer más »

12 datos que no sabías del Día de Muertos

12 datos que no sabías del Día de Muertos

¿Alguna vez te has preguntado si volverás a ver a esa persona amada después de su muerte?, ¿a dónde va su alma? o ¿si hay vida después de morir? Muchas son las creencias y tradiciones que existen alrededor de la muerte, pero ninguna se compara con el Día de Muertos en México.

Esta festividad mexicana, a pesar de ser muy cercana en fechas a Halloween o al Día de Brujas, tiene un trasfondo completamente diferente. El Día de Muertos tiene como objetivo honrar y demostrarle a los que ya no están todo el amor que sentimos por ellos aún después de la muerte.

Existen muchas formas en las que la gente lleva a cabo el propósito de esta celebración, en algunos lugares realizan rituales, en otros las tradicionales ofrendas, desfiles o fiestas. La manera de celebrarlo depende de la región.

Sin duda, es una festividad llena de valor cultural que se aprecia aún más cuando se comprenden todos los simbolismos que esconde. Aquí te contamos algunos datos para entender mejor esta tradición.

EL ORIGEN 

Esta celebración se originó desde la época prehispánica con los pueblos de los aztecas, toltecas y nahuas. En estas culturas llorarle a los muertos se consideraba un falta de respeto, pues para ellos la muerte era una etapa natural de la vida. En estas culturas veían a los muertos como parte de la comunidad, pues se mantenían vivos a través de la memoria y el espíritu, para así poder volver a la Tierra el Día de Muertos de forma temporal.

PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD

En 2008, la UNESCO declaró al Día de Muertos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por ser una expresión viviente de cultura transmitida de generación en generación.

CAMBIO DE FECHA 

Después de la llegada de los españoles se comenzó a celebrar el Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre porque en esos días se acostumbraba realizar donativos, misas y oraciones dedicadas a los fieles difuntos.

LA CATRINA 

Originalmente llamada “La Calavera Garbancera”, la catrina fue pintada por el caricaturista mexicano José Guadalupe Posada. El artista caricaturizó a la calavera como burla a los vendedores de garbanzo, quienes eran nuevos ricos que adoptaban un estilo de vida europeo y negaban sus raíces indígenas.

Años más tarde, el muralista Diego Rivera renombró a la “Calavera Garbancera” como “La Catrina” y transformó la caricatura de Posadas en la imagen de la catrina que conocemos hoy en día.

PAPEL PICADO 

Como ya lo habíamos mencionado, cada elemento tiene un significado. El papel picado es considerado una artesanía, pues se elabora perforando muchas capas de papel de seda con un martillo y la punta de un cincel. A pesar de que no solo es exclusivo del Día de Muertos, este sí desempeña un rol importante en la celebración, pues representa el viento y la fragilidad de la vida.

¿POR QUÉ SE PIDE CALAVERITA?

A pesar de lo que muchos piensan, pedir calaverita no es una copia de la tradición estadounidense. En la tradición azteca se rezaba antes de entregar la fruta, el pan de muerto o los elementos del altar. En la actualidad ya no se suele rezar, ahora se canta y a cambio dan dulces.

EN LA TRADICIÓN MEXICA EL DÍA DE MUERTOS DURABA UN MES 

Así es, la festividad original se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, llamado Tlaxochimaco (nacimiento de las flores), el cual se dedicaba a Huitzilopochtli. Las familias solían hacer vigilia, cocinaban en honor a los difuntos y al día siguiente ponían la comida sobre las tumbas como ofrenda.

ELEMENTOS INDISPENSABLE EN UN ALTAR 

En un altar de muertos son indispensables cuatro elementos: agua, fuego, tierra y viento. El agua suele colocarse en una vasija de barro, la tierra se representa con frutos, el fuego con veladoras blancas y el viento se simboliza a través del papel picado.

VELAS

La leyenda cuenta que cuando llega la noche las velas se deben de encender para iluminar los altares, de esta manera las almas no se desviaran del camino.

LOS TRADICIONALES ARCOS 

Según la tradición en los altares no pueden faltar arcos o puertas, pues se cree que los difuntos lo utilizan como portal para entrar desde el Mictlán al mundo de los vivos.

LA OFRENDA NO SE TOCA 

La tradición dicta que la ofrenda debe montarse el 31 de octubre y nadie puede tocarla hasta que los difuntos la inauguren, pues ellos son los invitados de honor. Después de que estén satisfechos y regresen al inframundo, entonces los platillos ya pueden ser compartidos entre los familiares y amigos.

OTOROS PÁISES 

México no es el único país que celebra el Día de Muertos, esta festividad también se lleva a cabo en: España, China, Corea, Inglaterra, Irlanda, Escocia, Haití, Colombia, Guatemala, Nicaragua, Japón, Venezuela y Filipinas.

Es fascinante conocer todo lo que hay detrás de esta festividad llena de colores, sabores y olores. Pero es más fascinante aún ser parte de la tradición que representa a nuestro país por todo el mundo.

Leer más »

¿Dónde ver las mejores ofrendas de Día de Muertos en 2020?

Mega ofrenda de Día de Muertos en Jardines del Recuerdo

¿Qué sería de un Día de Muertos sin ofrendas? Los altares de muertos son una parte muy importante de esta celebración, pues aparte de lo majestuosos que pueden llegar a ser están llenos de simbolismos que le dan sentido a cada uno de sus elementos. Te presentamos algunas opciones para admirarlas en este 2020.

¿Qué sería de un Día de Muertos sin ofrendas? Los altares de muertos son una parte muy importante de esta celebración, pues aparte de lo majestuosos que pueden llegar a ser están llenos de simbolismos que le dan sentido a cada uno de sus elementos. Acostumbramos poner ofrendas para recordar a aquellos que ya no están en este mundo.

Sin embargo, su verdadera función es representar la unión entre el viejo y el nuevo mundo. En ellos ponemos las fotos de nuestros muertos con la intención de honrarlos y convivir con ellos una vez más. Junto a los retratos solemos colocar sus platillos favoritos y lo adornamos con papel picado de todos los colores, calaveritas de azúcar, velas y flores de cempasúchil. Todo esto para que, como se cree popularmente, los difuntos vuelvan del más allá a celebrar con nosotros.

La tradición dicta que una ofrenda de Día de Muertos se debe poner el 28 de octubre, ya que este día llegan aquellos que tuvieron una muerte trágica. El 30 y 31 de octubre vienen los niños que no bautizaron. Y en último lugar llegan los difuntos que tuvieron una vida ejemplar y aquellos niños que sí fueron bautizados, el 1 de noviembre.

Los altares caseros son inigualables, pero si quieres ver algo de verdad extraordinario debes visitar alguna vez en la vida estos lugares en donde se encargan de montar ofrendas majestuosas dignas de admirar. Aquí te decimos cuáles son las mejores.

MEGA OFRENDA EN JARDINES DEL RECUERDO

Como cada año, y pese a la contingencia sanitaria, hemos montado en nuestras instalaciones una mega ofrenda con las fotografías que la gente nos manda de sus seres queridos. Aunque el cementerio permanecerá cerrado los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre decidimos montar la ofrenda para recibir con los brazos abiertos a aquellos que ya no están.

Aquí puedes ver el video de nuestra ofrenda. Disfrútalo y compártelo.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Como cada año, y pese a la contingenica sanitaria, hemos montado nuestra tradicional mega ofrenda de Día de Muertos. Aquí te la presentamos para que la disfrutes y la compartas. #DíaDeMuertos #diademuertos

Una publicación compartida de Panteón Jardines del Recuerdo (@jardines_del_recuerdo_mx) el

 

MEGA OFRENDA DEL ZÓCALO 

Año con año el gobierno capitalino se encarga de montar una ofrenda increíble sobre la Plaza de la Constitución llamada, “Altar de Altares”. Esta ofrenda es todo un espectáculo pues muestra la tradición en todo su esplendor. Además podemos disfrutar de muchas actividades como talleres y representaciones artísticas con la temática del Día de Muertos.

ARCOS DE CEMPASÚCHIL EN PÁTZCAURO MICHOACÁN 

En este pueblo mágico la tradición es poner una ofrenda en el panteón y un arco de flores de cempasúchil en cada tumba. Los arcos pueden tener frutas colgadas, cruces o fotos de los difuntos.

MEGA OFRENDA UNAM

Como ya es tradición los alumnos de la UNAM crean un conjunto de ofrendas con una temática diferente cada año, en 2018, por ejemplo, fue sobre el movimiento del 68. Los estudiantes se pueden valer de cualquier técnica para hacer su altar ya sea pintura, escultura o litografía. La instalación se hace en la Plaza de Santo Domingo en Ciudad Universitaria.

MUSEO DOLORES OLMEDO 

Las ofrendas de este museo destacan año con año por mostrar la riqueza artesanal de nuestro país. Es un trabajo artístico inigualable que representa la diversidad de México.

XOCHIMILCO

Una actividad imperdible en este barrio al sur de la Ciudad de México es el relato de la leyenda de la Llorona, el cual es un gran espectáculo cualquier noche, pero vivirlo la noche del Día de Muertos rodeado de altares encendidos y llenos de flores es una experiencia única.

MUSEO DEL CARMEN

Esta vez el Museo del Carmen dedicará su ya tradicional ofrenda al pintor y escultor mexicano, Manuel Felguérez; así como al personal de salud. Este es una de los pocos altares que podrán disfrutarse presencialmente este año, solo es necesario hacer una reservación para de esta manera respetar la sana distancia.

Lamentablemente estás actividades tendrán que ser modificadas debido a la pandemia, algunas se realizarán tomando las medidas de higiene necesarias para evitar contagios, como: el relato de la Llorona en Xochimilco, el altar del Museo del Carmen y la ofrenda del Museo Dolores Olmedo.

Sin embargo, otras serán canceladas para evitar aglomeraciones como: La Mega Ofrenda del Zócalo y la Mega Ofrenda de la UNAM.

Aunque, no todo está perdido pues el gobierno de la ciudad de México aseguró que esté año si habrá celebración de Día de Muertos pero de manera virtual, así es como se llevará a cabo el Desfile Internacional de Día de Muertos 2020.

Además podremos disfrutar de los Mexicraneos exhibidos por la avenida Paseo de la Reforma, la cual también ya se encuentra vestida de naranja con las flores de cempasúchil adornado las jardineras. Solo no olvidemos llevar nuestro cubrebocas y respetar la sana distancia.

Leer más »

10 canciones para bailar y cantar en Día de Muertos

Canciones para bailar con la muerte

La muerte, tan presente en nuestra vida, se manifiesta en estas canciones memorables que tocamos una y otra vez (no solo) en el Día de los Muertos. Hemos creado un playlist para que las disfrutes, para que las recuerdes, para que las cantes, las bailes o las llores. Son canciones de muerte, cierto, pero también de catarsis, de perdón, de alivio y, paradójicamente, de vida…

1. La Llorona

Canta: Chavela Vargas

Este son istmeño no tiene autor conocido, pero es sin duda la voz de Chavela Vargas la que lo ha inmortalizado y transformado en una canción que uno no puede dejar de escuchar. Nos remita a la historia de esa mujer abandonada por un hombre que mató a sus hijos y que, arrepentida, vaga por siempre buscándolos y llorando por ellos, sus muertos. Es imposible escuchar la frase “no sé que tienen las flores, llorona, las flores del campo santo…” sin estremecerse.

 

Es imposible escuchar la frase “no sé que tienen las flores, llorona, las flores del campo santo…” sin estremecerse.

Open in Spotify

2. La Calaca

 

Canta: Amparo Ochoa
Como si se tratara de una calaverita, esta canción advierte de forma entretenida sobre la presencia de la muerte la calaca que ronda por el Panteón de Dolores para llevarse a la tumba a compositores, periodistas, licenciados y doctores. Toda la (parar algunos) contradictoria risa que nos puede producir la muerte México, comprimida en cinco minutos de canción.

Open in Spotify

3. Uno Muerte

Canta: Lila Downs
Cantada en un dialecto indígena “Uno Muerte” remite a ese México prehispánico en el que ya se veneraba a la muerte. Hipnótica, la voz de Lila Downs nos guía a un lugar que resulta extrañamente cálido, mientras un tambor resuena y escuchamos palabras que no entendemos, pero que nos atrapan, nos cautivan, nos llevan, nos arrastran. Nos matan.

Hipnótica, la voz de Lila Downs nos guía a un lugar que resulta extrañamente cálido…

Open in Spotify

4. Que Me Entierren Con La Banda

Canta: Antonio Aguilar
“El día que yo me muera que me entierren con la banda, para que no me anden con lutitos que es pura propaganda,” la frase inicial de esta canción de banda marca la pauta para lo que será toda la pieza: una petición para que el funeral de quien canta dé pie a una fiesta y una invitación a gozar de esta vida nuestra que, irremediablemente, se va…

Open in Spotify

5. Cerró Sus Ojitos Cleto

Canta: Chava Flores
La historia del deceso de un hombre llamado Cleto da pie a esta peculiar canción que muestra que en México nos podemos (¡y sabemos!) reír de la muerte: “Yo creo que adrede ese Cleto se murió, pues lo que debe jamás lo pago.” Memorable.

“Yo creo que adrede ese Cleto se murió, pues lo que debe jamás lo pago.” Memorable.

Open in Spotify

6. Beso de Muerto

Canta: San Pascualito Rey
La canción de esta peculiar agrupación de rock folclórico explora los sentimientos provocados por la ausencia de una persona que termina por conducir al olvido: “A qué sabe el beso de muerto, de alguien que es un recuerdo…” Oscura y lúcida al mismo tiempo, es como un extraño susurro que surge del recuerdo que producen en nuestra memoria los que ya se han ido de nuestra vida.

Open in Spotify

7. ¿A dónde van los muertos?

Canta: Kinky
Éste es un verdadero himno a la vida y a la muerte que deja ver un deseo profundo por comprender a dónde van los muertos. Una plegaria para que un par de amantes mueran juntos para “nadar por el mundo sin tener que salir a respirar…” La querrás escuchar una y otra vez.

Una plegaria para que un par de amantes mueran juntos para “nadar por el mundo sin tener que salir a respirar…”

Open in Spotify

8. Cempasúchil

Canta: Monsieur Periné
Si hay una canción que engloba el significado de la flor que asociamos con el Día de los Muertos, es ésta. Alegre, pero con cierta melancolía, la canción habla de ofrendas, de colores, de los altares y del jardín de colores. Sí, música que florece en nuestros oídos mientras los vivos recordamos a los muertos.

Open in Spotify

9. No es Serio Este Cementerio

Canta: Mecano
La agrupación de pop español creó en los años 80 está canción que describe lo que sucede en un panteón cuando los vivos no están en él. La letra es clara y fuerte como un juramento: “los muertos aquí lo pasamos muy bien, entre flores de colores… que los muertos aquí es donde tienen que estar y el cielo por mí, puede esperar.”

Open in Spotify

10. Mariquita

Canta: Caifanes
Entre los Caifanes y la muerte pareciera haber más que una simple conexión. Son varias las canciones en las que ésta se hace presente, como en la magistral “Mariquita” con esa frase inicial que duele como duele la muerte, como duele la vida: “Cielos con que dolor, dijo una garza morena, hay muertos que no hacen ruido y son mayores sus penas”.

Entre los Caifanes y la muerte pareciera haber más que una simple conexión.

Open in Spotify

Aquí te dejamos nuestra playlist completa por si la quieres escuchar de corrido.

Open in Spotify

Leer más »

Recomendaciones para visitar un panteón en la temporada de Día de Muertos 2020

Recomendaciones para visitar un panteón durante la temporada del Día de Muertos

México se prepara para un Día de Muertos muy diferente este 2020 con el cierre de los panteones del 30 de octubre al 2 de noviembre. Si piensas visitar un cementerio antes o después de estas fechas, sigue estas recomendaciones. 

México se prepara para un Día de Muertos muy diferente este 2020 con el cierre de los panteones del 30 de octubre al 2 de noviembre. Esto para evitar la concentración de personas en un mismo lugar. Incluso, Jardines de Recuerdo mantendrá sus puertas cerradas del 31 de octubre al 2 de noviembre por recomendación sanitaria.

El Día de Muertos suele ser el día en el que los cementerios reciben más asistentes, pues se acostumbra visitar a los difuntos, llevarles serenata, limpiar sus tumbas para llenarlas nuevamente de hermosas flores frescas e incluso en algunos pueblos estos lugares son el epicentro de la celebración. Así es, en localidades como Pátzcuaro o Mixquic la gente acostumbra montar grandes altares llenos de flores, veladoras y comida sobre las tumbas de sus seres queridos. De esta manera permanecen en cementerio toda la noche en vela para esperar la llegada de sus muertos a este mundo.

Son muchos los mexicanos que llevan a cabo esta tradición y más de 700 mil turistas atraídos por la festividad, la cual fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2008. Por este motivo se tomó la decisión de mantener cerrados los panteones durante los festejos.

Aunque, nada impedirá que esas flores lleguen a su destino, tal vez no sea justo el 2 de noviembre como dicta la tradición, pero si podrá ser días antes o unos días después de la celebración. Aquí te damos algunas recomendaciones para visitar el panteón en temporada de pandemia.

ELIGE BIEN LA FECHA

Con la noticia de que los panteones permanecerán cerrados entre el viernes 30 de octubre y el lunes 2 de noviembre, muchas personas asistirán los días más cercanos a esas fechas, los cuales son un fin de semana antes y un fin de semana después. Esto significa que probablemente del 24 de octubre al 8 de noviembre habrá afluencia.

Lo más prudente sería esperar a mediados de noviembre para darles a los difuntos la celebración que se merecen, con flores, música y la presencia de sus seres amados. Así se evitará el congestionamiento de los cementerios.

SANA DISTANCIA 

A pesar de que existe una distancia entre una tumba y otra, esta disminuye significativamente cuando hay gente alrededor de ella. Por esta razón es recomendable no estar en la lápida mientras haya personas en las que se encuentran alrededor. Lo mejor será esperar a que se vacíe el área.

CUBREBOCAS EN TODO MOMENTO

Aunque un panteón sea al aire libre, es un lugar en donde vas a convivir y estar cerca de más personas. Por esta razón se debe utilizar el cubrebocas en todo momento, además de usarlo de la forma correcta, cubriendo nariz y boca.

EVITA ACUDIR CON UN GRUPO GRANDE

Existen familias que suelen reunirse en los panteones en fechas importantes como esta para celebrar a sus muertos. Sin embargo, en esta ocasión lo recomendable es acudir con un grupo de 3 o 4 personas. Otra buena opción es ponerse de acuerdo con la familia para que cada grupo vaya en un horario diferente.

NO OLVIDES EL GEL ANTIBACTERIAL

El gel antibaterial se ha convertido en el más fiel compañero. Ahora salir sin el parece una locura. Debe aplicarse por lo menos cada 30 minutos si se está fuera de casa y evitar tocarse ojos, nariz y boca. Aunque hay que recordar que siempre será más efectivo un buen lavado de manos.

EVITA ASISTIR CON NIÑOS 

Enseñar a los pequeños a visitar a sus muertos es una costumbre que todos deberían adoptar, pero no en tiempos de pandemia. Los panteones son lugares poco atractivos para los niños, por lo que corren de un lugar a otro como si fuera parque y tocan todo lo que este a su paso. Esto es completamente entendible pues son niños y en su naturaleza está explorar.

Son pocos los casos alrededor del mundo de niños afectados por el Covid 19, el verdadero riesgo está en que ellos suelen ser portadores y pueden contagiar a los adultos que están a su alrededor.

Las actividades al aire libre, como visitar el panteón, tienen un riesgo moderado y este disminuye aún más con el uso correcto de una mascarilla y manteniendo una distancia de dos metros de las personas que no vivan en la misma casa. En estos momentos ninguna medida es exagerada.

Leer más »

La joven, el Sol y la flor de cempasúchil

La flor de cempasuchil

Una antigua leyenda cuenta la historia de cómo se creó la flor de cempasúchil, uno de los elementos fundamentales del Día de Muertos. Aquí te la contamos de nuevo.

Acércate.

Dime Tonatihu, señor Sol, que no es verdad. Que los susurros que el viento arrastra desde el campo de batalla no son ciertos. Que él no se ha marchado, que sigue aquí, que no es un muerto.

Mírame, ser de luz, recuérdame. Recuérdanos a ambos, tomados de la mano, subiendo la montaña cada amanecer, para mirarte, para adorarte, para estar cerca de ti. Dime que recuerdas las palabras. Los juramentos. Las caricias. Los besos.

Por favor acércate y susúrrame que comprendes el dolor que el rumor provoca. Porque hoy dicen, señor Sol, que Huitzilin ha muerto. Que su cuerpo cayó herido, que yace sin vida, que la noche lo devora, con su olvido, con su manto de silencio, con sus sonidos de nada que lo cubren todo.

Dime señor Sol que los pasos que dimos para llegar a ti no fueron desapercibidos. Que nos miraste andar juntos por ese sendero retorcido, cargando flores para ti.

Dime señor Sol que los pasos que dimos para llegar a ti no fueron desapercibidos. Que nos miraste andar juntos por ese sendero retorcido, cargando flores para ti. Que nos iluminaste para que llenos de vida volviéramos siempre a ti, Huitzilin el guerrero y Xóchitl, su amada.

Con ese juramento de amor eterno que nos hicimos cuando éramos pequeños, cuando jugábamos, cuando corríamos, cuando aprendimos como era decir te amo para siempre, y hasta el final de los tiempos. Te amo más allá de la muerte.

Dime Tonatihu que eso no dicen no sucedió. Cuéntame que él no murió en la batalla, júrame que, en algún lado, él sigue vivo. Te lo pido mi dios Sol, hoy que vuelvo a ti. Mira estas flores que te traigo. Son tuyas y de nadie más. Vengo sola porque mi amado no está. No vuelve. No regresa. Se me pierde. Se me pierden sus recuerdos, su voz, su aliento.

Dime, señor Sol, que no ha muerto y si es cierto, si eso en verdad sucedió, si el murió en el campo de batalla, entonces te ruego que me transformes en flor para adornar el lugar en donde yace su cuerpo.

Si él no está no quiero ser nada más que la flor de su recuerdo. Llena mis pétalos de tu luz para que quien me mire sepa que si no estamos aquí es porque ya nos volvimos eternos.

Y si es posible, mi señor Sol, mi Dios, transforma a Huitzilin en un colibrí para que cada de vez en cuando vuelva a mí. Para que tú ser eterno de luz recuerdes los días perdidos, ésos cuando dos jóvenes enamorados y llenos de flores venían a ti.

FOTO: JCPCM para Jaridnes del Recuerdo.
Leer más »

¿Cómo conmemorar a los muertos sin ir al panteón?

¿Cómo conmemorar a los muertos sin ir al panteón?

Nadie esperaba que esta pandemia llegara hasta el Día de Muertos, pero así es y lo único que nos queda es adaptar la festividad para que no pase desapercibida. Con la noticia de que muchos panteones permanecerán cerrados el 1 y 2 de noviembre, para evitar aglomeraciones, es momento de pensar en una manera alternativa de conmemorar a nuestros muertos.

Llevarles flores al panteón es una gran forma de mantener vivo su recuerdo y de agradecerles por todo lo que hicieron en vida, pero no es la única manera de demostrarles que aún siguen presentes en nuestro corazón. Aquí te damos algunas ideas para conmemorar a los muertos sin ir al panteón.

OFRENDA

No puede faltar una ofrenda si de verdad queremos rendirle tributo a esos seres queridos que ya no están. Aunque este año la ofrenda debe de ser el centro de la celebración ya que no podremos complementarlo con las hermosas flores que solemos llevar al panteón cada 1 y 2 de noviembre.

Preparemos una ofrenda llena de flores, las de cempasúchil son las más tradicionales, pero también podemos colocar esas flores que les encantaban a nuestros familiares. Además de poner flores en el altar también podemos colocar los que solían ser sus platillos y bebidas favoritas.

CENA CONMEMORATIVA

Ahora no solo pasaremos enfrente de la ofrenda oliendo los deliciosos platillos que más disfrutaban nuestros difuntos, esta vez volveremos a compartir la mesa con ellos. Cocinemos uno o varios de los alimentos favoritos de esas personas que ya no están, pero no solo para la ofrenda. Este año preparemos cena para todos los miembros de la familia. Además podemos colocar una foto de los difuntos en el lugar de la mesa que solían ocupar. De esta manera se sentirá más su presencia.

También es una buena opción ambientar la celebración escuchando la música favorita de los que se han marchado.

CAMINO DE VELAS

Otra tradicional forma de conmemorar a los muertos es preparando el camino para que vuelvan a casa. Con ayuda de velas blancas y pétalos de flor de cempasúchil podemos hacer un camino del patio hasta la entrada de nuestro hogar. Se utilizan flores de cempasúchil pues estás guían a los muertos con su color y aroma hasta su destino.

Las velas deben encenderse el 1 de noviembre a las 12 am. De esta manera nuestros difuntos sabrán que los estamos esperando con ansias.

RUEDA DE RECUERDOS 

Se trata de revivir los mejores momentos vividos con aquella o aquellas personas que ya no están, hay que escribirlos en una hoja de papel y recolectar todas las fotos que tengamos a su lado. Podemos pedirles a todos los miembros de la familia que hagan lo mismo para así poder compartir en familia las mejores fotos y vivencias compartidas con nuestros familiares fallecidos.

Con esta actividad no revivirán las personas que se han ido pero si volverán a sacarnos muchas sonrisas.

Se trata de revivir los mejores momentos vividos con aquella o aquellas personas que ya no están…

CALAVERITAS LITERARIAS 

La muerte es el suceso que más puede hacernos sufrir, pero una forma de perderle el miedo es hablar de ella con normalidad e incluso burlase un poco de ella. Esto se puede hacer escribiendo calaveritas literarias, las cuales son un conjunto de versos que abordan la muerte en un tono divertido.

También podemos hacer calaveritas literarias inspiradas en nuestros difuntos, en ellas podemos resaltar sus atributos y verle el lado divertido a aquellos hábitos que más nos molestaban. Esta es una manera diferente pero muy divertida de recordarlos, dejando un
poco al lado el dolor.

No importa si hacemos una gran fiesta de Día de Muertos o una pequeña conmemoración lo que verdaderamente importa es hacer que el recuerdo de nuestros queridos difuntos permanezca en nuestros corazones y transmitirlo de generación en generación. De esta manera la semilla que aquella persona dejó sembrada dará frutos.

Leer más »

10 películas que rinden tributo a los muertos

Películas que rinden tributo a los muertos

 

El cine es parte de la vida y resulta inevitable que no aborde la muerte. Estas 10 películas la toman como punto de partida, pero solo para demostrar que hay vida más allá del final de nuestros días

1. Coco (2017)

Situada en un pequeño pueblo de México, la cinta animada de Pixar rinde tributo a una de las tradiciones más arraigadas de nuestro país: el Día de Muertos.

Cierto: se trata de una producción norteamericana, pero eso solo demuestra el alcance que esta festividad tiene en el mundo entero por su colorido, su significado y el amor que en esos días los vivos expresan a los muertos. Coco sigue los pasos de Miguel (Anthony González), un pequeño de 12 años, obsesionado con la música y con la vida del cantante Ernesto de la Cruz (Benjamin Bratt), una suerte de Pedro Infante, admirado por su voz, carisma y talento.

Coco cautiva a quien la ve, del mismo modo en que cautivan nuestros muertos, bellos y eternos…

Tras desafiar las reglas familiares en torno a la música, Miguel emprende un increíble viaje que lo llevará al lugar en donde los muertos viven, existen, ríen y nos comparten su historia. Colorida, profunda y entretenida, Coco cautiva a quien la ve, del mismo modo en que cautivan nuestros muertos, bellos y eternos, por siempre en nuestros recuerdos.

¿En dónde la veo?

A partir del 26 de octubre Coco se exhibirá de nuevo en los cines de nuestro país. Estará en cartelera hasta el 1 de noviembre, pero si quisieras verla después la puedes encontrar en diversas palataformas de video bajo demanda (como Apple TV o el marketplace de Microsoft).

Credito foto: Disney/Pixar

 2. El libro de la vida (2014)

¿Qué hay entre los mexicanos y la muerte? ¿La respuesta? Fascinación.

¿Qué hay entre los mexicanos y la muerte? Grita uno de los visitantes a un museo en esta cinta, también animada, producida por Guillermo del Toro en 2014.

¿La respuesta? Fascinación.

Sólo así puede uno explicar que el conflicto de dos amigos de la infancia (Manolo, el torero y Joaquín, el músico) por conquistar el corazón de María, la hermosa e independiente hija de un general en el barrio de San Ángel, desate una aventura alegre y cautivadora que llevara a los personajes a la tierra de los recordados y a la tierra de los olvidados.

La animación es perfecta, como también lo es una banda sonora en la que se mezclan de manera orgánica Placido Domingo, Kinky y el mismo Diego Luna, dándole voz a Manolo e interpretando Creep de Radiohead. Si ya la viste, te aseguramos que la disfrutarás de nuevo; si no la has visto… ¿qué esperas?

¿En dónde la veo?

Para rentar El libro de la vida en YouTube, da clic aquí.

 3. Macario (1960)

Macario fue la primera producción mexicana en ser nominada a un Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera. Hoy es considerada como una de las cintas indispensables de la filmografía nacional.

Ignacio López Tarso da vida a un humilde campesino que solo desea poder cenar bien en la noche del Día de Muertos. Luego de que su mujer se roba un pavo para preparárselo a su marido, el Diablo, Dios y la Muerte se le aparecen al hombre pidiéndole que lo comparta con ellos. Tras acceder compartir con la muerte, ésta le regala un brebaje capaz de curar cualquier enfermedad y dar vida eterna a aquellos que lo prueben.

Macario terminará por ser acusado por la Inquisición y habiendo aprendido una lección: que no podemos hacer nada para evitar lo que destino que nos depara. Profunda, filosófica e indispensable, Macario es una verdadera reflexión en torno al eterno juego entre la vida y la muerte.

¿En dónde la veo?

Para ver la película completa, da clic aquí.

Ver Trailer

4. Hasta los huesos (2002)

Este cortometraje animado de René Castillo y producido por el IMCINE, cuenta lo que le sucede a un hombre luego de morir y llegar a la tierra de los muertos. Temeroso y confundido, comienza a interactuar con un grupo de calaveras que presencian el acto de una calaca artista interpretando “La Llorona” (en voz de Eugenia León).

Luego de brindar y bailar con la cantante, el hombre comprende que los muertos también pueden ser felices al tiempo que sus familiares asumen la pérdida en el panteón. Breve, pero emotivo y con un estilo de animación cuadro por cuadro que vale la pena ver.

¿En dónde la veo?

Aquí puedes ver este corto completo:

5. La leyenda de la Nahuala (2007)

Leo San Juan es un pequeño de 10 años que vive en la ciudad de Puebla de los Ángeles con su abuela y su hermano Nando, en la Nueva España de 1807. Nando lo asusta con historias de la Nahuala, la mujer que supuestamente habita en una vieja casa abandonada. La leyenda dice que ella se apoderó del espíritu de dos niños hace años y si consigue al tercero, tendrá poder suficiente para ser ama y señora de la ciudad.

Cuando Nando desaparece en el Día de Muertos, Leo emprende una aventura para rescatarlo con ayuda de su abuela y un fraile llamado Godofredo. En su andar se toparán con calaveritas, alebrijes y hasta un peculiar fantasma español. Se trata de una cinta animada ideal para ver con niños, pues recupera a algunos de los personajes más representativos de estas fechas.

¿En dónde la veo?

Para ver la película completa, da clic aquí.

6. Bajo el volcán (1984)

El estado mental de Firmin contrasta con el México descrito en la cinta, en donde la vida y la muerte conviven día a día…

Basada en la novela homónima de Malcolm Lowry, Bajo el volcán se centra en la vida de, Geoffrey Firmin, un diplomático inglés en Cuernavaca, Morelos, durante el Día de Muertos de 1938, cuando el mundo estaba a punto de sumirse en la Segunda Guerra Mundial.

Alcohólico, solitario y deprimido, el hombre intenta hacer sentido de su existencia a la sombra del Popocatépetl y su esposa, quien busca reencontrarse con él. El estado mental de Firmin contrasta con el México descrito en la cinta, en donde la vida y la muerte conviven día a día y en donde el hombre posiblemente encuentre su última morada…

¿En dónde la veo?

Bajo el volcán no está disponible en ninguna plataforma de video bajo demanda. Puedes conseguir el libro aquí.

Ver Trailer

7. Día de los muertos (2013)

Entre calaveras y encantos, la niña recibe un abrazo que te conmoverá.

Al momento de visitar la tumba de su madre, una pequeña es transportada al lugar en donde están todos los muertos. Lejos de sentir miedo, ella se maravilla con el colorido, los sonidos y los festejos perpetuos que ellos celebran: comida, bailes, disfraces, piñatas y maquillaje. Ahí, entre calaveras y encantos, la niña recibe un abrazo que te conmoverá.

Este cortometraje fue realizado por estudiantes de diseño del Colegio de Arte y Diseño Ringling en Florida.

¿En dónde la veo?

Puedes ver el corto completo aquí:

 

8. Día de los difuntos (1988)

En 1980 el director español, Luis Alcoriza, quien en su momento trabajo con el gran Luis Buñuel, retrató todo el folclor y complejidad del Día de los Muertos en esta cinta que narra las peripecias del Licenciado Talamantes el día que acude al panteón para colocar una cruz en la tumba de un amigo.

Ahí se encuentra con otros deudos visitando a sus muertos, con quienes conversa, bromea, coquetea y pelea. Sí, aquí hay tintes de comedia, pero también una crítica social al México de finales de los años 80 y una certera visión en torno a los que sucede en nuestros panteones los días 1 y 2 de noviembre.

Aquí hay tintes de comedia, pero también una crítica social al México de finales de los años 80 y una certera visión en torno a los que sucede en nuestros panteones los días 1 y 2 de noviembre.

¿En dónde la veo?

Puedes ver El día de los difuntos completo aquí.

9. Calacán (1985)

Combinando marionetas, actores reales, títeres, música y baile, esta cinta infantil se centra en Ernesto, el pequeño que, tras descubrir que algunos vendedores introducirán a los panteones calabazas de plástico y pondrán en riesgo nuestras tradiciones, emprende una cruzada para evitarlo.

Apoyada por la ya legendaria Compañía Teatral La Trouppe, Calacán es una cinta diferente que recalca la importancia de mantener vivas nuestras tradiciones y no dejar que se pierdan bajo la influencia de festividades extranjeras, como el Halloween.

¿En dónde la veo?

Puedes ver Calacán completa aquí.

Ver Trailer

10. Mictlán o la casa de los que ya no son (1969)

Mictlán es el lugar al que llegan aquellos que no mueren en guerra o sacrificios, el noveno piso del inframundo, en el que las culturas precolombinas mexicanas creían. Esta cinta, ópera prima de Raúl Kamffer, sigue los pasos de un joven militar de origen europeo que decide adentrarse en las costumbres prehispánicas al ver cómo sus familiares las rechazan.

Tras consumir peyote el joven tendrá una experiencia de muerte que lo llevará al lugar en donde están los muertos para después renacer. Un profundo análisis en torno al choque entre culturas que sigue sucediendo hoy en día nuestro país.

¿En dónde la veo?

Mictlán o la casa de los que ya no son no está disponible actualmente en ninguna plataforma de video bajo demanda.

No te lo pierdas: ¡Festival de Día de Muertos 2018 en Jardines del Recuerdo! 

Leer más »