¿Por qué celebrar este Día de Muertos?

No importa cuánto tiempo haya pasado, le pérdida aún se siente reciente.

Las heridas no han sanado, los temores siguen ahí. A veces despertamos sin saber si todo fue un mal sueño o si en realidad sucedió. La destrucción en algunas zonas de la ciudad fue brutal y ni los minutos de silencio, ni los puños en el aire, ni los actos heroicos de hombres y mujeres sin nombre, de hermosos perros rescatistas, de desconocidos que se volcaron en ayudar a quien ni siquiera conocían, bastan para sacudirnos el recuerdo, el dolor, las pérdidas, la pena que sigue a estos sucesos.

Se acerca el mes de noviembre y con él, los días para recordar a nuestros muertos. Podría parecer un festejo fuera de lugar en este momento en el que la carne está aún viva, en el que la cicatriz recién comienza a formarse, en el que todo duele aunque no nos demos cuenta.

Y sin embargo es una fecha importante.

Hay en ella una solemnidad, una calidez y un encanto que nos puede reconfortar, que nos puede recordar que los que se han ido, siguen y seguirán con nosotros mientras los recordemos.

Cierto, se trata de una celebración, pero hay en ella una solemnidad, una calidez y un encanto que nos puede reconfortar, que nos puede recordar que los que se han ido, siguen y seguirán con nosotros mientras los recordemos.

Una flor.
Un delicioso pan azucarado.
Un refresco.
Un cigarro.
Una foto.

Son objetos mundanos que se vuelven mágicos al ser colocados ahí, al lado de nuestros seres amados. Porque es a través de estos objetos que los recordamos, que los materializamos, que de nuevo los abrazamos.

Y, sí, que ellos nos vuelven a tener a su lado.

Aún es momento de duelo, pero también de celebrar a aquellos que han muerto, pero que seguirán por siempre a nuestro lado.

En nuestros recuerdos. En nuestros pensamientos. En nuestras oraciones.

En nuestro Día de Muertos.

 

No te lo pierdas: ¡Festival de Día de Muertos 2018 en Jardines del Recuerdo! 

2 comments

  1. Nosotros cada año ponemos la ofrenda a nuestros difuntos y les colocamos lo que gustaban comer o tomar y a mi madre le gustaba mucho poner su ofrenda y ahora en honor a ella tratamos de hacerla muy bonita