Tanatofóbia: el miedo a la muerte y qué hacer con él

Crecemos siendo conscientes de que algún día lejano moriremos, que pase lo que pase lo único seguro en esta vida es la muerte, sin embargo, sigue y seguirá siendo uno de los miedos más comunes del ser humano.

Él temor a morir está directamente relacionado con el miedo a lo desconocido, nadie sabe qué pasa después de la muerte. Alguno creen que las almas se van al cielo, otros que simplemente pasas a ser un recuerdo y también se cree que vuelves a nacer en otro ser vivo. Hay demasiadas creencias alrededor de la muerte, pero ninguna confirmada hasta el momento.

El miedo a la muerte es normal cuando es mesurado, algo con lo que puedes vivir, pero, ¿qué pasa cuando ese temor se convierte en una patología? El miedo crónico a la muerte se llama tanatofóbia y aquí te explicamos todo lo que tienes que saber, como identificarlo y qué hacer cuando lo padeces.

¿Qué es la tanatofóbia?

La tanatofóbia es una forma de ansiedad que surge por el miedo a la propia muerte o al proceso de morir.

¿Cómo identificarla?

Tener ansiedad sobre la muerte es completamente normal para un ser humano, pero para algunas personas pensar en su propia muerte puede generar ansiedad y miedo intenso.

Se trata de tanatofóbia cuando el temor interfiere con la vida diaria y las actividades cotidianas. Incluso, una persona con este padecimiento puede aislarse y no salir de su casa por miedo a que algún factor del exterior pueda ocasionar el fin de su vida como: la contaminación, accidentes, comida en mal estado, entre otros.

¿Cómo aparece esta fobia?

Su origen se le atribuye a experiencias traumáticas durante los primeros años de vida, generalmente vinculadas con la muerte o la  enfermedad de algún ser querido. También puede ser consecuencia de duelos no resueltos o de la falta de enseñanza sobre la muerte, más en los niños, pues es muy común que los adultos les hagan creer que es un tema para mayores.

Expertos aseguran que la ansiedad en torno a la muerte está directamente relacionada con trastornos depresivos, trastornos de estrés postraumático y trastornos de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas?

La tanatofóbia no está reconocida como una condición clínica, sino como una fobia específica, por esta razón no existen exámenes diseñados para su diagnóstico. Sin embargo, se han identificado síntomas específicos que indican que una persona tiene fobia a morir, los cuales son:

– Ansiedad o miedo cada vez que una persona piensa en morir.

– Ataques de pánico que provoquen sudoración, mareos, sofocación y aceleración del ritmo cardiaco.

– Evitar situaciones donde sea inevitable pensar en la muerte como: funerales o visitas a hospitales.

– Dolor de estómago al pensar en la muerte propia.

– Sentimientos generales de ansiedad y depresión.

– Que los síntomas mencionados persistan por más de seis meses.

Los signos puedes aparecer y desaparecer según las circunstancias que se presenten en la vida. Algunas personas pueden presentar mayor ansiedad al pensar en su propia muerte, en la de algún ser querido o en alguna situación de enfermedad grave.

¿Cómo se trata?

El tratamiento que debe recibir una persona con este tipo de fobia tiene que estar a cargo de un profesional de la salud mental, ya sea un psicólogo o un psiquiatra. Ellos se encargarán de desarrollar estrategias que le permitan al paciente hablar de la muerte con normalidad. El tratamiento puede involucrar varias técnicas como: terapia psicológica, terapia de exposición, técnicas de relajación o, en su caso, medicación.

Terapia psicológica

Se trata de compartir experiencias con un terapeuta para enfrentar y asimilar mejor los sentimientos. La experta se encargará de enseñar una o varias formas de hacerle frente a los episodios de ansiedad o pánico, así como de descubrir cuál es el origen del problema.

Terapia de exposición

Esta terapia implica exponer gradualmente al paciente a la situación que le genera conflicto, pero siempre en un ambiente seguro. Esto con el objetivo de establecer un nuevo aprendizaje, reacciones y conductas.

Con este tratamiento el individuo puede medir el nivel real de amenaza.

Técnicas de relajación

La meditación y las técnicas de respiración son un gran apoyo para reducir los síntomas de la ansiedad.

Medicación

Dependiendo del caso y del experto consultado se puede prescribir medicamento para reducir la ansiedad y los ataques de pánico. Tomar medicamentos no resuelve un problema, solo calma los síntomas, por eso se utiliza como apoyo de la terapia, y solamente es por un periodo determinado.

El apoyo de amigos y familiares es fundamental para las personas con miedo crónico a la muerte, pues es muy común que se aíslen y depriman con facilidad.